EEUU acelera cambio climático con explotación masiva del gas de esquisto

“Los altos ejecutivos de las transnacionales petroleras mienten descaradamente, cuando dicen que se trata de una energía más limpia. Señalan que en el momento en el que el consumidor final lo utiliza, expulsa al aire la mitad de los contaminantes de los que emitiría el uso del carbón. Aunque este argumento se ajusta a la realidad, esta ventaja queda anulada por las filtraciones que se producen durante la extracción y distribución”.

Citó unos estudios sobre el tema que exponen resultados alarmantes para el futuro de la humanidad. En la Universidad de Cornell, en Ithaca Nueva York, un grupo interdisciplinario de científicos encabezados por Robert Howarth, han alertado que en el ciclo de producción y uso de este combustible, se presentan fugas que pueden superar el 7% del volumen total extraído.

“Según estos expertos, se expulsan entre 40 y 60 veces más emisiones de gases invernaderos que con el gas convencional. El presidente de la nación norteamericana, Barack Obama, ha hecho caso omiso a las advertencias que han hecho sobre el problema, grupos ambientalistas y medios de comunicación. Ha preferido mantener su política energética errática, promoviendo esta actividad, bajo el lema de que la misma ayudará a disminuir la dependencia de los países de la OPEP”.

El diputado Rodríguez destacó que Washington ha tratado de distraer a los ecologistas, prometiéndoles que para noviembre próximo se aprobará una normativa para exigir a las operadoras que revelen los nombres de las sustancias que utilizan para el fraccionamiento de la roca de esquisto, que requiere de la inyección de enormes cantidades de agua, arena y compuestos químicos, para causar fisuras en el subsuelo, que permiten liberar los hidrocarburos almacenados.

“Obtener datos oficiales de los tóxicos utilizados ha sido cuesta arriba, ya que la industria se niega a divulgarlos, amparándose en las leyes de propiedad intelectual. Hay expertos que han divulgado el resultado de los análisis de las muestras obtenidas en los tanques de almacenamiento. Se han identificado cerca de 600 sustancias, de las cuales 44% no están catalogadas, y se desconoce su incidencia en la salud de los seres humanos y del ambiente”.

Agregó que dentro del 56% restante, hay un alto porcentaje que afecta negativamente el cerebro, los nervios, el sistema respiratorio, la piel, los ojos y el hígado, entre otros órganos vitales. Hay analistas escépticos, que dudan de la efectividad de la administración Obama, para contrarrestar el peligro latente, por la complejidad del sistema de leyes y del régimen de propiedad, así como las dificultades existentes para supervisar más de 400 mil campos existentes en el país.

“En el Estado de Nueva York pararon los pozos que allí operan, ante el riesgo de que la contaminación del agua comprometiera el suministro del vital líquido en la zona. Al conocer las consecuencias nefastas que ha acarreado esta técnica de extracción de hidrocarburos en Estados Unidos, hay países que la han prohibido, entre ellos Francia y Bulgaria. Otros como Alemania, Suiza, Irlanda del Norte, y Canadá han declarado una moratoria en algunas regiones”, concluyó Rodríguez. NP

EA

Categoria: