A “cuentagotas” están comprando los padres listas y uniformes escolares

A “cuentagotas” están comprando los padres listas y uniformes escolares

A cuentagotas están comprando los padres y representantes las listas y uniformes escolares para sortear los distintos niveles de dificultades con los cuales tropiezan: o no consiguen lo que buscan, o cuando lo encuentran están a precios inaccesibles, a veces hasta un mil por ciento más caro con respecto al año pasado.

Así lo constató el equipo de Prensa Unidad Venezuela al hacer este martes un recorrido por librerías y ferias escolares ubicadas entre Sabana Grande y Chacaíto, a fin de conocer de primera mano las contrariedades que están sufriendo quienes aún tienen hijos en edad escolar para poder equiparlos para el próximo período de clases.

“Ya he gastado más de 500 mil bolívares y aún no he cubierto la tercera parte de la lista escolar”, dijo la señora Carolina Alves, madre soltera de un varón que va a comenzar el quinto grado.

“Todavía no he comprado el material didáctico, sino solo cuadernos, colores, pinturas, ese tipo de cosas. Hay que caminar mucho y evaluar. Tengo acá una libreta para ir anotando los precios y los lugares para que no se me olviden. Así he ido, a cuentagotas: compro algo aquí, otra cosa allá”, indicó.

La señora Alves dijo que había tenido que acudir a las ferias escolares porque, con su presupuesto, ya no puede comprar en los sitios donde solía hacerlo. Reconoce que ha encontrado mucha variedad pero que la calidad, al menos la de los uniformes, ha decaído mucho. Aun así considera que las ferias valen la pena.

“Yo soy madre soltera y me ha sido bastante complicado poder llegar, con mi presupuesto, a lo que me están pidiendo en el colegio, y eso que ellos han sido muy flexibles y nos han apoyado. Pero el material de los uniformes es terrible, y los que son de mejor calidad han subido más de 300 por ciento con respecto al año pasado”, comentó.

En otros rubros, el alza ha sido de hasta el mil por ciento, según la percepción de la señora Ana Andrade, madre de dos niñas. “Iba a comprar una pega, que el año pasado me costó 200 bolívares, y ahora está en mil. Un aumento del ciento por ciento indica que las cosas costarían el doble, pero no es así, cuestan muchísimo más del doble, yo diría que el alza ha sido del mil por ciento”, estimó.

Contó que desde que terminó el anterior año escolar, comenzó a ahorrar dinero para poder comprar los útiles del año que está por comenzar. “Pero está difícil la cosa por la situación económica. He ido comprando poco a poco (…) Este año no les pidieron libros en el colegio, pero lo demás está costosísimo. Todavía me faltan los suéteres de los uniformes. Solo les compre las chemises y los monos porque ya no les quedaban. Los pantalones y los zapatos todavía les sirven”, añadió.

La cadena de lamentos sigue…

El otro dolor de cabeza de los padres y representantes son los incrementos que han sufrido las matrículas y mensualidades en los colegios. Aleydimar Durán informó que en el colegio donde estudia su hijo, la inscripción pasó de cinco mil a 30 mil bolívares, mientras que las mensualidades subieron a 12 mil. “Estamos buscando ayuda entre los miembros de la familia para poder comprar las cosas. El año pasado para esta fecha ya había comprado casi todo lo de la lista y los uniformes y había pagado la inscripción”, se quejó.

La situación no es fácil tampoco para los expendedores. Incluso cadenas de librerías tan famosas como Las Novedades, que en otros tiempos fueron referencia en materia de textos escolares, hoy padecen las consecuencias de la crisis que afecta al país en general.

“Actualmente no tenemos libros escolares. Han venido muchos clientes buscando los libros de Santillana, de Saber, de El Nacional, de Excelencia, que son las editoriales que más buscan, y aún no los tenemos debido a los problemas con los distribuidores, quienes, a su vez, nos dicen que esto obedece a la `situación país´”, señaló la señora Sabrina, encargada de la sucursal de Sabana Grande.

La situación se ha convertido en una suerte de “cadena” de lamentos porque, al no haber artículos para vender “nosotros (los vendedores) dejamos de ganar también, porque son menos las comisiones que obtenemos por ventas”, agregó.

Contó que les ha tocado recibir clientes desesperados por no adquirir los artículos escolares. “Una lista puede estar entre 50 mil y 100 mil bolívares, dependiendo del grado que cursen los estudiantes. Hay libros que cuestan de 4 mil a 5 mil bolívares. Una familia con dos o tres niños estudiando ¿cómo hace? El incremento ha sido como de entre 50 y 60 por ciento con respecto al año pasado”, calculó.

“La disponibilidad es muy poca y no solo en la parte de los libros escolares, sino también en los uniformes. Una amiga gastó casi 100 mil bolívares solo en uniforme, entre mono de gimnasia, camisa, pantalón y zapatos”, refirió.

Comentó que entre los artículos más buscados figuran los famosos creyones Prismacolor, los lápices Mongol y los bolígrafos Papermate. En el caso del papel Contact para forrar los libros precisó que hace dos años que no llega a esta cadena de librerías.

Pero en algunos rubros aún tienen precios competitivos. “Los bolígrafos Papermate los tenemos en 1.900 bolívares la caja de 12 unidades, los lápices Mongol en 490 la caja, artículos que en otras librerías están en cinco mil y mil bolívares, respectivamente. Los morrales oscilan entre 17 mil y 30 mil, y aún quedan algunos a precios viejos a Bs. 6 mil, al igual que el papel bond, que lo mantenemos en Bs. 82”, comentó.

El señor Luis Sánchez, encargado de una feria escolar en Chacaíto, aseguró que aunque sus precios son bastante económicos – el calzado 13.500, morrales entre 6 mil y 9 mil, camisetas en dos mil, pantalón en seis mil y chemises en cinco mil – hay personas a quienes se les dificulta pagarlos. “Han llegado padres desesperados, pero siempre uno tiene conciencia y le hace algún descuento, uno les ayuda”, comentó.

Fuente: Unidad Venezuela

SG

Categoria: