Argentina recupera estatus de mercado emergente tras recibir crédito del FMI

Argentina recupera estatus de mercado emergente tras recibir crédito del FMI

Argentina obtuvo formalmente este miércoles un crédito del FMI por 50.000 millones de dólares y recuperará el estatus de economía emergente, lo que abre las puertas a mayores inversiones de fondos extranjeros.

La aprobación del préstamo es una "evidencia clara de la confianza de la comunidad internacional en la iniciativa de reformas en Argentina y el programa económico del gobierno", dijo la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde.

Argentina, país que ejerce actualmente la presidencia pro tempore del G20, tuvo que recurrir al FMI a inicios de mayo para enfrentar una aguda crisis cambiaria, que depreció al peso en casi 35% con relación al dólar este año, y una fuerte caída de las reservas internacionales.

El FMI informó que Argentina recibirá rápidamente 15.000 millones de dólares que serán destinados al respaldo presupuestario y a operaciones del Banco Central para estabilizar el mercado cambiario.

Los restantes 35.000 millones estarán a su disposición en los próximos tres años y Buenos Aires podrá acceder a ellos a condición de cumplir el programa económico que se comprometió a aplicar.

Solo unas horas después la proveedora de índices MSCI anunció en Londres que devolverá a Argentina el estatus de mercado emergente que le había quitado en 2009 debido a los riesgos de su economía.

Ese estatus le permitirá acoger capitales de fondos de inversión y abaratará el costo del crédito, según funcionarios argentinos.

El ministerio de Hacienda dijo que ahora Argentina podrá bajar la tasa de endeudamiento y desarrollar su mercado de capitales. "Con menor tasa de interés y más inversiones, habrá más empleos", dijo el ministerio en Twitter.

MSCI advirtió que la condición de emergente puede perderse nuevamente si Argentina compromete el tránsito de capitales o aplica controles cambiarios.

Fuerte presión interna

El acuerdo con el FMI, que implicará una cura de austeridad para abatir el déficit fiscal, contempla la posibilidad de aumentar los gastos en la red de protección social "en caso de que las condiciones sociales desmejoraran", según la entidad.

A cambio del auxilio, el FMI reclama eliminar el déficit fiscal de 3,9% del PIB en tres años. El gobierno reconoció que la austeridad afectará la obra pública y el PIB. Sólo desde enero a abril, el costo de vida aumentó casi 10%.

Otro de los aspectos críticos del acuerdo es la trayectoria inflacionaria, ya que Argentina y Venezuela son los dos únicos países de América Latina con inflación superior a un dígito. La del año pasado superó el 20%.

El pedido de ayuda al FMI ya desató protestas sociales en un país que pareció haber reabierto las heridas de la monumental crisis de 2001 con el default de deuda externa más grande de la historia y largos años de recesión.

La crisis cambiaria empujó este mes al presidente, Mauricio Macri, a reformular su equipo económico.

Así, Macri desplazó de su silla al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. Para ocupar ese cargo Macri nombró a Luis Caputo, quien se desempeñaba como Ministro de Finanzas.

En ese enroque, Dujovne -principal negociador del acuerdo con el Fondo- pasó a acumular los ministerios de Finanzas y Hacienda, en un gesto claro de la Casa Rosada al FMI sobre quién da las cartas en la economía argentina.

La llegada de Caputo al Banco Central no logró, sin embargo, calmar al mercado y el dólar sigue por encima de los 28 pesos por unidad.

En una desesperada tentativa por evitar la salida de dólares, el Banco Central elevó a 47%, desde 40%, a su principal tasa de interés, la más elevada del mundo. AFP / RA

Categoria: