Bloque oficialista critica acción gubernamental en empresas básicas

La Unión Nacional de Trabajadores realizó este fin de semana una reunión extraordinaria en Ciudad Guayana para tratar la conflictividad en la zona, marcada por reclamos laborales y merma productiva, al tiempo que formularon críticas a organismos del Estado y exigieron la libertad del secretario general de Sintraferrominera, Rubén González.

Los líderes de la organización plantearon una dura crítica en contra de algunas gerencias de las empresas básicas, en especial las administradas por Luis Velásquez, encargado de la comercialización de Sidor, integrante de las juntas de transición de Orinoco Iron, Cemex y Matesi y coordinador de Ferresidor.

Marcela Máspero, coordinadora nacional de la Unete, comentó al respecto que “si hay alguien que fue cuestionado en la reunión de ayer fue Luis Velásquez, y no nos podemos quedar callados en eso, por encima de las consecuencias que eso pueda originar, es la verdad que expresaron los trabajadores en relación a la conducta de una persona que está trayendo los mecanismos del pasado que habían sido derrotados en este proceso revolucionario”.

Afirma la dirigente que “a raíz de la lucha que se está dando en Orinoco Iron él -Velásquez- desacata el acta de la reunión con el ministro, no la firmó, y se está burlando de todo porque las dos personas que tienen que salir de la empresa las designó vicepresidente de finanzas y de comercialización, entonces se ríe de los trabajadores, se burla de las personas que él postuló presuntamente, y además de esto se burla de unas elecciones democráticas que se hicieron en la planta”.

Asimismo señala Máspero que este funcionario recientemente acusó ante la Fiscalía del Ministerio Público a los trabajadores Ronald Figueredo, Héctor Millán y Rubén Palomo, quienes fueron comisionados para ir a Caracas en busca de respuestas por el acta de compromiso firmada por el ministro de Industrias Básicas y Minería que prometía sacar a los dos gerentes que aparentemente están obstaculizando el desempeño de la clase trabajadora.

“Creemos que aquí hay una política de terrorismo de Estado, lo que nosotros hemos denunciado como terrorismo patronal que es la persecución, el sicariato y el amedrentamiento existe para acallar a los dirigentes clasistas y para acabar con la política de control obrero, que afecta a las mafias de las trasnacionales, afecta a los sectores políticos del Estado que están detrás de esto, y lo hemos dicho hasta el cansancio”.

Remanentes capitalistas

Identificó la dirigente como la raíz de los problemas de Guayana a “los grandes sectores económicos que han impedido que los programas del presidente Chávez lleguen a las poblaciones, siguen anclados aquí”.

Por otro lado, dejó sobre la mesa la siguiente interrogante: “¿es que acaso cuando el presidente dijo ‘me la juego con los trabajadores’ le dio potestad a Luis Velásquez, Radwan Sabbag, Juan José Méndez para perseguir a los dirigentes clasistas que apoyaran el control obrero?”.

Pese a la rudeza en las acusaciones de Máspero, al preguntársele si creía que el Estado tenía o no responsabilidad sobre lo que estaba pasando en las empresas tanto públicas y privas contestó que debe separarse lo que es el Estado de los funcionarios públicos.

En cambio Stalin Pérez Borges, de la coordinación nacional de la UNT, añadió al respecto: “sí considero o sí creo que el Estado venezolano y el gobierno tienen responsabilidad de los pasivos laborales con los trabajadores, de que no se discutan contratos como el caso de la administración pública, claro que sí tiene responsabilidad y mucha”.

Aunado a esto indicó que “hay también complicidad de algunos sectores del movimiento sindical, estamos por la unidad de todos los trabajadores, pero sabemos el papel que cumplen algunos sectores en el movimiento sindical, llámese en Guayana Movimiento 21, que es culpable de que esté parada Alcasa por más de 25 días, porque tienen intereses tanto económicos como sindicales”.

Defensa de los derechos

En relación al caso de Rubén González la UNT marcó posición y el encargado de hablar del tema fue el ferrominero y miembro de la unión, Benjamín Moreno, quien declaró que “no comprendemos cómo es que hayan chavistas buenos y chavistas malos, entendiendo que tenemos un problema en Alcasa desde hace 26 días y lamentablemente ningún ente de la parte política ha hecho nada al respeto y este camarada -Rubén- por una decisión dentro de la planta fue detenido y lleva 14 meses preso sin que se haya podido solventar, por eso exigimos su liberación y que no se le sigan violentando sus derechos”.

Edgar Meléndez, integrante de una de las corrientes socialistas, agregó que “como parte de nuestras líneas consideramos que la reunión de este sábado de la UNT en Guayana es fundamental porque da cumplimiento al fortalecimiento de esta instancia clasista de los trabajadores donde precisamente está el fortalecimiento del sindicalismo, de forma autónoma e independiente y el fortalecimiento de la transición al socialismo como lo es el control obrero”.

Aclaró que el control obrero no nació para enfrentar a los sindicatos, y dijo que “todas las corrientes estamos comprometidas a fortalecer la unidad para trabajar con un movimiento obrero con concepción clasista, revolucionaria por el socialismo pero con la suficiente independencia y autonomía de clase para defender los intereses de los trabajares y trabajadoras”.

Movilizaciones en puerta

Denny Sucre, miembro de la Unión Nacional de Trabajadores, anunció que este jueves marcharán en Guayana desde la avenida Atlántico hasta la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y también apoyarán la manifestación que tendrá lugar en Caracas hasta la Asamblea Nacional el próximo 31 de marzo, donde buscan la lucha contra la impunidad y las injusticias cometidas en contra de la clase trabajadora.

Fuente: Natalie García / http://www.correodelcaroni.com/content/view/173089/1/

YU

Categoria: