Burocratismo y corrupción en empresas de Guayana disparan malestar oficialista

Un grupo de trabajadores de las empresas básicas simpatizantes del proyecto que emprende el presidente Hugo Chávez marchó por tercera vez hasta la sede de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) con las mismas consignas, con las que han elevado la voz en los últimos meses: no más corrupción y cero burocracia.

Las exigencias de este sector oficialista se mantienen intactas desde la primera vez que se movilizaron, el pasado 17 de noviembre. Aquel miércoles, la vicepresidenta de la corporación, Haydeé Valenzuela, los recibió por la puerta grande y aplaudió la iniciativa de un amplio sector de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete) y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Pero las diferencias dentro del buró se han intensificado y comienzan a trascender las cuatro paredes del partido, involucrando dentro de sus críticas a otros funcionarios y dirigentes con los que -hasta ahora- se trataba con discreción.

Este sector sindical ha decidido ventilar las contradicciones que los separan de otros militantes del oficialismo, que ocupan cargos y desempeñan funciones importantes dentro del aparato del Estado.

No en vano, a dos años de la implementación del Plan Guayana Socialista 2009-2019, exige al Ejecutivo evaluar, rectificar y corregir la política con la que se están modelando la mayoría de las empresas básicas.

“Nos ponemos a la orden del presidente Hugo Chávez, del proceso revolucionario, pero de igual forma criticamos la corrupción que está en cada una de las empresas de Guayana, poniendo en peligro no sólo la región sino el futuro de la región”, señaló Alejandro Álvarez, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Sidetur Planta Casima (Sutrasosicays).

El líder sindical de Sidetur Planta Casima solicitó la reestructuración del Ministerio de Industrias Básicas y Minería (Mibam), y el Ministerio del Trabajo (Minpptrass) “porque a nuestro punto de vista están atentando contra el control obrero y este proceso”.

Al titular de la cartera minera, José Khan, los trabajadores le reclamaron mayor “carácter” para resolver los problemas de la industria del aluminio, hierro y acero, sobre la cual pende la economía de la región y la estabilidad laboral de los trabajadores.

“Hay cifras que no cuadran, que no todo lo que dijo es cierto y que el mismo ministro Khan no ha tenido el carácter para resolver los problemas de la región, por lo tanto estamos marchando en apoyo al verdadero control obrero”.

Rectificar

El presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), José Luis Hernández, marcó su regreso a estas filas señalando que “si no rectificamos, si no invertimos para pagarle las deudas a los trabajadores y darle comodidad a todo el pueblo, entonces estamos a un paso más de lo que hicieron los soviet”.

Mientras la caminata avanzaba hasta la CVG, el dirigente sidorista sacó a colación el temor de los funcionarios al “verdadero” control obrero: uno electo por las bases y no “usurpado” por grupos de poder.

“Muchos burócratas y muchos frustrados sindicaleros se infiltraron en el control obrero para convertirlo en un negocio mercantil, el verdadero control obrero nace de la base de los trabajadores, luchando por la igualdad de condiciones”.

Alcasa en el ojo del huracán
El conflicto en CVG Alcasa arrancó diversas declaraciones. Para el vocero de la Unete en el estado Bolívar, Denny Sucre, la discreción que mantiene el Ejecutivo sobre lo que ocurre en la primera reductora del aluminio deja mucho que desear.

Este grupo de trabajadores ha protestado contra el cierre de los portones de la fábrica desde hace 32 días, sin obtener mayores resultados. Las discusiones se siguen realizando en el alto gobierno, donde la Fuerza Bolivariana de Trabajadores tiene buen lobby de la mano del vicepresidente político y canciller, Nicolás Maduro.

Militantes del Partido Comunista de Venezuela y participantes del Plan Guayana Socialista pidieron al Ejecutivo que intervenga y restablezca la normalidad de las operaciones en la pionera del aluminio.

Anunciaron que este es una de las tantas acciones que continuarán haciendo contra el capitalismo, la burocracia y la corrupción dentro de las empresas básicas.

Reunión en CVG

Los trabajadores y voceros del equipo organizador de la movilización se reunieron con la vicepresidenta de la CVG, Haydeé Valenzuela, ayer al mediodía para evaluar la situación laboral de la región.

En las adyacencias de la CVG trabajadores de Orinoco Iron pegaron pancartas solicitando la salida de Luis Velásquez, presidente de la comisión de transición de la empresa briquetera y director de comercialización de Sidor, así como de Alirio Guillén, representante de los trabajadores ante esa junta.

A la movilización se invitó a los llamados “presidentes trabajadores” de las estatales pero ninguno acudió al llamado hecho. De acuerdo a Denny Sucre los presidentes Carlos D’Oliveira, Carlos Azzari y Elio Sayago se solidarizaron y colaboraron en la logística.

Fuente: Clavel A. Rangel Jiménez / http://www.correodelcaroni.com/content/view/173410/1/

YU

Categoria: