Comerciantes informales le sacan provecho a las colas

 Comerciantes informales le sacan provecho a las colas

Los informales tienen puestos fijos en los supermercados donde se idean combos para desayuno como una medida rentable de ganancia. Ventas superan los Bs 10 mil diarios.

Las medidas económicas y las jornadas programadas de alimentación no han cesado las kilométricas colas que debe hacer el venezolano para adquirir sus productos, quienes muchas veces madrugan sin saber lo que venderán, pero con la esperanza de llevarse algo.

Durante un recorrido por diferentes cadenas de supermercados de la isla de Margarita, se constató que la situación se ha agudizado y que los consumidores sobreviven horas de cola gracias a los comercios informales que se encuentran alrededor de los establecimientos, a pesar que muchas veces gastan más en estas compras que en los productos regulados.

“Esta crisis”, llamada así por muchos, les ha permitido a comerciantes posicionarse de algunas calles para expender empanadas, pastelitos, jugos, café, refrescos, entre otros, y de esta manera obtener una ganancia que podría superar los 10 mil bolívares diarios.

Esta es una opción apoyada por los mismos consumidores, quienes se organizan para comprar en el supermercado y adicionalmente hidratarse y alimentarse mientras pasan tiempo bajo el sol. Otros prefieren llevarse sus envases de agua con alguna merienda, además de la silla y sombrilla para contrarrestar el calor y el cansancio.

María Eugenia Querales, quien tiene dos años trabajando en un puesto de pastelitos frente a un supermercado, comentó que desde que se iniciaron las colas se encarga de ingeniársela para asistir a los consumidores vendiéndoles comida. Tiene en su puesto una promoción de dos pastelitos más un jugo en 200 bolívares y vende al día entre 80 y 100 combos.

Aseguró que muchas veces tienen que comprar a bachaqueros para poder surtirse y seguir vendiendo en las colas, trabajo que califica como agotador pero rentable.

Freddy Rosales visita varios supermercados con dos jarras de 1 litro y medio de café cada uno, vende el vasito a 30 bolívares, el cigarro detallado a Bs 50 y la caja en 650. “Desde que comenzaron las colas empecé a dedicarme a esto”.

Así se organizan

Desde la una de la mañana se ubica un vocero en las adyacencias de los supermercados recibiendo cédulas para reservar su espacio en la cola. A través de Mirna Fernández, quien se encargaba de la recolección de los documentos de identidad que luego se entregan a los funcionarios castrenses que organizan el ingreso a los establecimientos, se conoció que se trata de 16 lotes, cada uno de 50 cédulas para comprar. Esto referente a las personas de la tercera edad.

Otra comerciante que prefirió mantenerse en anonimato comentó que ofrecen las empanadas y el jugo a 100 bolívares y llegan de madrugada para vender desde bien temprano.

Otros productos

La bolsa también es una opción de venta para los comerciantes, quienes aprovechan que los productos regulados se venden sin bolsa para ellos venderlas y así obtener una ganancia. Los precios oscilan entre 20 y 30 bolívares.

Nuevos servicios

Los comerciantes se las ingenian para conseguir ganancia de cualquier situación y ahora tienen una nueva modalidad para resguardar el mercado de las personas que no pueden entrar ni comprar con bolsas y productos de otros supermercados.

Se trata de una persona que se encarga de cuidar las bolsas con los productos adquiridos en otros establecimientos, mientras el consumidor entra a comprar. Por este servicio cobran. Es importante destacar, que los compradores se organizan el día que les toca para hacer recorridos.

Fuente: El Sol de Margarita

PS

Categoria: