Cómo administrar el capital humano en medio de la crisis venezolana

Cómo administrar el capital humano en medio de la crisis venezolana

La realidad venezolana es tan cambiante que las estrategias que funcionan hoy, no necesariamente serán las más efectivas el día de mañana, por lo que los expertos en materia gerencial recomiendan flexibilidad y adaptación a los tiempos para que las organizaciones empresariales mantengan sus operaciones en medio de la peor crisis económica del país en la era moderna.

Resiliencia, innovación, disrupción y transformación digital son términos que cada vez se escuchan con más frecuencia en el campo empresarial. Pueden sonar muy atractivos, pero en la práctica los empleados viven una situación de penuria que en muchos casos les impide estar en sintonía con la política de la empresa.

El deterioro de los servicios públicos ha mermado la calidad de vida de los venezolanos, que además subsisten con salarios que no alcanzan para cubrir las necesidades básicas el ser humano.

Hoy, Venezuela está sumida en una crisis socioeconómica y política que presiona el mayor flujo migratorio de América Latina.

“Somos un país de pobres, somos más pobres que Haití, pero además somo el país con las mayores desigualdades del continente”, indicó este miércoles el psicólogo y politólogo Ángel Oropeza, durante su presentación ¿Venezuela cambió? en el foro Venezuela 2019 Estrategias de capital humano: ¿Cual es la mejor jugada?, organizado por PGA Group.

Las empresas se quedan sin su recurso humano por la diáspora. De acuerdo con Oropeza, en los últimos dos años ha migrado 80% de la población total de venezolanos que se encuentran en el exterior.

La realidad es que Venezuela vive una situación de ingobernabilidad, dijo el experto, quien añadió que “nos acercamos a un escenario desconocido. Se requiere creatividad para enfrentarlo, innovación y aceptación al riesgo”.

El desenvolvimiento de la actividad privada luce cuesta arriba con las diversas trabas que se imponen desde el gobierno como la hiperinflación, la dolarización de facto de la economía, la caída del consumo y las fallas de los servicios públicos como el agua y la electricidad.

En un repaso macroeconómico, Alicia Sepúlveda, economista de Cedice Libertad, utilizó cifras del Fondo Monetario Internacional para ubicar en 25% la caída del PIB venezolano este 2019, tras contraerse 45% desde 2014.

En su ponencia “Las organizaciones en el contexto económico venezolano” enumeró cuatro variables macro que pesan sobre las empresas. Además de un entorno recesivo, está el tema cambiario que determina de alguna manera la fijación de los precios, y la destrucción del sistema monetario (no hay billetes, el BCV aumenta la liquidez monetaria de manera inorgánica y el encaje legal). La cuarta variable es la hiperinflación.

En el plano microeconómico, Sepúlveda señaló el deterioro de los servicios públicos y en el caso de la electricidad acotó el retraso a la Venezuela rural de hace 75 años, y el deterioro de los derechos de propiedad, que han introducido una dosis de incertidumbre excepcional.

Un escenario adverso requiere de creatividad, de “pensar fuera de la caja”, dijo Alberto Afiuni, CEO de EY Venezuela en su presentación Una mirada a la retención el talento desde la esencia del negocio.

Para el ejecutivo, es imposible lograr los objetivos de negocio sin atraer, inspirar y desarrollar al talento humano y la comunicación es un aspecto vital para conseguir mejores resultados. Por eso la manera de competir es creando equipos de alto desempeño con metas medibles y remunerables, con foco en resultado y data. Pero además, utilizando indicadores de negocio con precisión y adaptables a la crisis, y hacer una revisión periódica de los indicadores.

Defensor de la transformación digital, Afiuni enfatizó en que el término no refiere de manera exclusiva a la tecnología, sino a la reinvención del modelo de negocio, en el que el consumidor y las tendencias están cambiando.

¿Cómo es el acompañamiento de los trabajadores a la empresa? “Los empleados con mayor compromiso tienen los mayores ingresos y mayores oportunidades de desarrollo”, expresó Amarú Liendo, gerente regional de SC Johnson.

Durante la ponencia Retos de gerenciar el capital humano en Venezuela, Liendo habló de la necesidad de liderar con propósito, de mantener una comunicación que permee a toda la organización, en la que cualquier empleado pueda conversar con los gerentes para establecer una mejor relación laboral y crear empatía con la empresa.

Más allá de aumentos salariales y bonos que permitan compensar la pérdida del poder de compra del ingreso, las organizaciones deben crear las condiciones para que sus empleados compartan la identidad corporativa y con ello mejorar el clima de trabajo y en consecuencia la productividad, en medio de un entorno adverso.

Fuente: bancaynegocios
YS

Categoria: