El crudo de Texas baja un 2,41% y se negocia a 52,68 dólares el barril.