EEUU: Polarización extrema en Congreso a tres días del límite para aprobar presupuesto

John Boehner, presidente de la Cámara, anunció el sábado luego de una reunión de la bancada republicana, que rechazaba el proyecto de ley de finanzas adoptado el viernes por el Senado, donde los demócratas cuentan con mayoría.

Los representantes votarán este sábado por la noche un proyecto que financia al Estado federal hasta el 15 de diciembre, retrasando por un año la implementación completa de la reforma del sistema de salud del presidente Barack Obama y anulando un nuevo impuesto sobre los equipamientos médicos.

También debería adoptar una disposición para garantizar el pago a los militares en caso de que no se llegue a un acuerdo presupuestario en el Congreso.

"Vamos a hacer nuestro trabajo y enviar este texto (al Senado), y será el Senado el que deberá adoptarlo para evitar el cierre del Estado federal", advirtió Boehner.

La Casa Blanca condenó la actitud de los republicanos en un comunicado difundido el sábado.

"Hoy los republicanos de la cámara de Representantes tomaron una decisión que conducirá al cierre del Estado", declaró el portavoz de la presidencia Jay Carney.

"Los republicanos tenían la oportunidad de adoptar una decisión simple y de rutina para inanciar las operaciones del Estado durante algunas semanas más. Pero prefirieron en cambio marcar puntos ideológicos exigiendo el sabotaje de la ley sobre la salud", agrega el comunicado.

Las dos cámaras del Congreso deben imperativamente consensuar un texto común antes de la noche del lunes.

La ley de reforma de la salud obliga a todos los estadounidenses a contar con una cobertura de salud a partir de enero de 2014, una disposición rechazada por los republicanos, que intentaron, infructuosamente, en 40 oportunidades abrogar la reforma de 2010, ratificada por la Corte Suprema.

Las personas que no cuentan actualmente con un seguro de salud podrán inscribirse a partir del 1 de octubre para gozar de una cobertura subvencionada por el Estado federal.

Pugna en el Congreso

Los representantes cercanos al movimiento ultraconservador del Tea Party apoyaron la estrategia de radicalizar posiciones adoptada este sábado.

"Era exactamente lo que nosotros queríamos", dijo a la prensa el representante republicano Raul Labrador. El jefe de la bancada demócrata en el Senado "Harry Reid cerrará el Estado si no acepta esta solución, bastante razonable", agregó.

Pero los demócratas, que el viernes adoptaron su propio texto en el Senado, advirtieron que cualquier norma que vaya en contra de la reforma de la salud no tendrá chance alguna de ser aprobada en la cámara alta.

"La votación de los representantes de hoy (sábado) es en vano. Como ya lo dije en numerosas ocasiones, el Senado rechazará cualquier tentativa republicana para obligar a un cambio de la ley de salud a través de una ley presupuestaria o sobre el techo de la deuda", dijo Harry Reid.

El Senado deberá reunirse recién en la tarde del lunes. "Es altamente improbable que volvamos a sala antes del lunes. No estamos jugando. La única salida para los republicanos de la cámara (de Representantes) es adoptar el texto del Senado o cerrar el Estado".

El viernes, el presidente Obama había acusado a sus adversarios republicanos de mantener una actitud intransigente, refiriéndose a ellos como a los "extremistas del Congreso".

Las agencias federales se preparaban el sábado para ordenar que su personal no esencial sea considerado en licencia sin goce de sueldo a partir del martes, día en que comienza el ejercicio fiscal 2014. Centenares de miles de funcionarios públicos serían afectados por la medida, parques y museos nacionales cerrarían sus puertas y las distintas administraciones funcionarían con mínimo personal.

Los economistas estiman que un cierre prolongado del Estado tendría un efecto negativo sobre el crecimiento en el último trimestre de 2013.

"Los dirigentes republicanos de la cámara de Representantes (...) cedieron al chantaje del Tea Party", denunció Nancy Pelosi, líder de la bancada demócrata en ese cuerpo. Ahora "deben abandonar esta peligrosa vía que lleva al cierre del Estado", insistió.

Según el demócrata John Lewis, que ya libró varias batallas presupuestales, "nunca se estuvo tan cerca de un cierre" del Estado. AFP

EA

Categoria: