Escasean en todo el país agentes radiactivos para exámenes médicos

Así indica el informe publicado, a inició de este año, por una de las dos empresas que se encarga de la importación este tipo de material en Venezuela. Suministros Radi (Suradi) notificó que medios de contraste, películas para los rayos x, radiofármacos, cápsulas de yodo 131 y semillas de yodo 125 están con un “stock” casi en cero.

Centellograma óseo, tiroideo o para diferentes órganos son algunas de las pruebas que se obtienen con estos agentes. “En los niños es importante el centellograma renal porque permite al especialista ver las secuelas que puede dejar en un riñón alguna infección”, explicó un especialista en la rama nuclear privada en Maracaibo.

Sin embargo, no solo se trata de que “no hay pruebas específicas como estas, sino que estos reactivos también se emplean para tratamientos de patologías muy particulares como algunos tipos de cáncer. Nosotros la última vez que nos surtieron de este tipo de material fue en diciembre, y los pacientes han tenido que buscarse otras opciones para solucionar el problema médico”, dijo el experto.

La falla más fuerte está en el tecnecio (radioisótopos) y el yodo radiactivo, ambos agentes médicos de vital importancia para diagnosticar y tratar patologías crónicas.

“A mi hija, de 17 años, en octubre del año pasado la operaron por una lesión en la tiroide, se trataba de un carcinoma papilar tiroideo. En enero debió comenzar su radioyodo, porque este tipo de cáncer no se trata con quimioterapia. Cuando nos encontramos con la sorpresa que no había cápsulas de yodo en las clínicas en el Zulia, empezamos nuestra búsqueda en todos los estados del país, y en ninguna clínica había. Esto es desesperante porque te sientes de manos atadas. La única salida fue salir al exterior a otros centros médicos nucleares y terminamos en Cartagena de Indias, en Colombia”, contó Javier Quintero, padre de la joven.

Ellos viajaron por tierra, durante 14 horas, la primera semana de febrero y estuvieron 20 días fuera del país para cumplir el tratamiento médico de la joven. “Tuvimos que buscar los dólares para llevarlos, sacamos de donde no teníamos, porque la salud de una hija está en juego. Aquí la terapia del radioyodo cuesta entre 15 o 20 mil bolívares, mientras que en Colombia terminamos pagando tres mil dólares, solamente por el tratamiento, es decir, como 15 veces más que acá, sin incluir el hospedaje y los alimentos. Pero si no hacemos eso todavía estuviéramos esperando, porque aún no se consigue el yodo radiactivo”, detalló Quintero.

“En la clínica tenemos, aproximadamente más de un mes, que no recibimos tecnecio, es decir, no nos surten de material radiactivo. No estamos haciendo lista de espera porque todavía no se sabe cuándo nos va a llegar, según explican los distribuidores”, indicó Cira Bracho, vicepresidenta de la Sagrada Familia.

En el informe de inventario Suradi indica: “Los productos que esta empresa importa requiere de una Autorización para Adquisición de Divisas (AAD) emitida por Cadivi, las cuales no recibimos desde el mes de septiembre del año pasado impidiendo la reposición de inventarios a tiempo y en cantidades suficientes para atender las necesidades de nuestros clientes. Igualmente, no hemos recibido las correspondientes Autorizaciones para Liquidación de Divisas (ALD), lo cual no nos ha permitido honrar nuestros compromisos con nuestros proveedores en el extranjero”.

Además, explica el comunicado que en el caso de los isótopos radiactivos para reactivar esta línea se requiere de, por lo menos, 15 a 30 días después que se emitan las divisas.

Henry Ventura, diputado de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional (AN), informó que la semana pasada llegaron al país dos cápsulas de radio isótopo de yodo 131 y fueron enviadas al Hospital Universitario de Caracas; sin embargo, aseguró que para la próxima semana están esperando 20 cápsulas más que serán distribuidas en las unidades oncológicas y de medicina nuclear de todo el país.

“Algunos pacientes con cáncer de tiroide que necesitan el tratamiento de urgencia se están enviando a Cuba con el acompañante y se le está garantizando todo”, precisó el diputado.

Según Ventura, está semana se fueron 20 pacientes.

Sobre la liberación de los dólares, para las empresas importadoras de este tipo de agentes radiactivos, indicó que ya el Ministerio de Salud comenzó a hacer las gestiones para que se aprueben.

“El ministerio junto con el Seniat y el Ministerio de Industrias se reunió con los representantes de las casas médicas que se encargan de la importación de medicamentos, de equipos y repuestos, reactivos y material radiológico, y ellos argumentaron que tienen algunas deudas de años anteriores, porque el Gobierno no liberó los dólares. En este sentido, el ministro Rafael Ramírez dijo que hay que revisar esas deudas, cuestión que se está haciendo, a quién se le entregó, a qué casa médica llegaron, cómo los distribuyó, cómo están los depósitos”, señaló el diputado.

Sin embargo, los reactivos no solamente engloban a los agentes radiactivos, pues está es una gama en específico que se emplea para fines médicos especiales. También hay otros que se emplean para diagnostico de imágenes y las pruebas en sangre.

Sobre la situación de estas últimas, la presidenta de la Federación de Colegios de Bionalistas de Venezuela (Fecobiove), Judith León, precisó que ellos realizaron en febrero una encuesta en 22 estados del país arrojando que “hay fallas en los hospitales en cuanto a los exámenes hemotológicos, en especial, todo aquello relacionado con hematología, cuentas blancas, entre otros”.

El estudio de la Fecobiove señala que de cada cuatro hospitales consultados tres tienen problemas con los exámenes de química sanguínea. “Esto significa que hay pacientes que pueden llegar y no encontrar en un centro asistencial para hacerse una prueba de creatinina, urea, colesterol o glicemia”.

En este sentido, la presidenta del Colegio de Bionalistas en el Zulia, María Valladares, indicó que hay laboratorios privados en el estado que no están realizando serología. “Exámenes como el Vdrl para detectar sífilis y VIH para el Sida no se encuentra tan fácilmente. Estas pruebas son vitales en las emergencias y para poder intervenir quirúrgicamente a un paciente”.

“Ha sido un verdadero vía crucis ubicar dónde hacerle al niño las pruebas hormonales para el crecimiento, porque está sumamente complicado hallar el reactivo. Estuve un mes corriendo de un sitio a otro hasta que encontré”, contó Marcos Rodríguez, de Maracaibo.

Fuente: Panorama

AJ

Categoria: