Europa defenderá la moneda única con un fondo de rescate permanente

Por lo pronto, los 27 acordaron modificar su texto fundamental, el Tratado de Lisboa, sólo un año después de su entrada en vigor, con el fin de crear un fondo de rescate permanente para los países en peligro de bancarrota en la zona euro.

El cambio había sido exigido por Alemania para evitar problemas legislativos con su Corte Constitucional, ya que el Tratado de Lisboa no permite el rescate financiero de un país por parte de sus socios.

La Eurozona se dotará así a mediados de 2013 de un fondo permanente que reemplazará el creado en mayo por un periodo de tres años, después de tener que acudir en ayuda de Grecia.

Ese fondo, dotado con 440.000 millones de euros, fue utilizado una primera vez en noviembre para financiar parte del salvavidas tendido a Irlanda para evitar el hundimiento de su sistema bancario.

En concreto, los 16 países de la zona euro -17 a partir de enero de 2011 con la entrada de Estonia- podrán activar el mecanismo "si es indispensable para salvaguardar la estabilidad de la unión monetaria en su conjunto", según el texto que los 27 acordaron introducir en el Tratado de Lisboa.

"La concesión de toda ayuda financiera (a un país en apuros) estará sujeta a una estricta condicionalidad", agrega, en alusión a las medidas de austeridad que serán exigidas en contrapartida, como fue el caso para Grecia e Irlanda.

Los 27 prevén que el cambio del Tratado entre en vigor en enero de 2012, tras un proceso de revisión simplificada que en principio evitará a los países de la UE someter el cambio a referéndums nacionales.

Con el fondo permanente, complementado con 250.000 millones de euros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y 60.000 millones de euros de la Comisión Europea, la UE confía en disipar los temores sobre el euro que azotaron en los últimos meses los mercados.

"Debemos enviar un claro y decisivo mensaje", había emplazado la canciller alemana, Angela Merkel, a su llegada a la cumbre.

Después de los rescates griego e irlandés, Portugal y España concentran las dudas de los inversores.

La agencia Moody's amenazó con rebajar una vez más la nota de España, pese al severo plan de austeridad del Gobierno para enderezar sus finanzas públicas.

El Tesoro Público español logró colocar este jueves en el mercado 2.400 millones de euros a plazos de 10 y 15 años, pero a un interés mucho más alto que en su última venta.

Aunque los inversores ponen en duda que los recursos del fondo, tanto temporal como permanente, sean suficientes para salvar a estos dos países en caso necesario, los dirigentes europeos decidieron descartar por ahora la posibilidad de aumentarlos que desagrada sobre todo a Alemania.

Del fondo existente, sólo se "ha utilizado hasta ahora un 4%" de su capacidad para el rescate irlandés, por lo que "la cuestión de un aumento no se plantea por ahora", dijo Van Rompuy.

Berlín, apoyado por París, también rechaza una propuesta de crear eurobonos -emisiones de deuda conjunta de varios países de la Eurozona-, para ayudar a los Estados cuyas obligaciones se venden a tasas de interés desorbitadas.

"Con los eurobonos, no se solucionarían las debilidades de Europa, sólo lograríamos transmitirlas a todo el mundo. Y los Estados endeudados no tendrían ninguna presión para sanear sus cuentas públicas", declaró Merkel.

La cumbre se celebra no obstante en medio de un cierto retorno a la calma en los mercados, gracias sobre todo a la masiva compra de obligaciones de los países más frágiles por parte del Banco Central Europeo.

El organismo anunció este jueves que duplicará su capital hasta 10.760 millones de euros como consecuencia de la crisis financiera. AFP

Categoria: