Latinoamérica debe tener una visión a largo plazo para mejorar la competitividad

Latinoamérica debe tener una visión a largo plazo para mejorar la competitividad

Los países latinoamericanos deberían tener una estrategia de competitividad a largo plazo enfocada no sólo en el crecimiento económico sino en el desarrollo del tejido social y educativo.

Esta es una de las conclusiones a las que llegan los expertos que han elaborado el informe anual del Centro Mundial de Competitividad de la escuela de negocios IMD, presentado hoy.

El informe incluye un ránking de los 63 países más competitivos del mundo, de los cuales sólo siete son latinoamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela.

El mejor posicionado es Chile, en el puesto 35, seguido de México (51), Perú (54), Argentina (56), Colombia (58) Brasil (60) y Venezuela (63).

De ellos, sólo tres, Argentina, Brasil y Perú mejoraron respecto al ránking del año pasado, Chile y Venezuela se mantuvieron en la misma posición, y dos descendieron, México, a causa especialmente de la baja calidad de las instituciones y de la legislación económica, y Colombia, a causa del incremento de los procedimientos burocráticos.

No obstante, más allá de los problemas estructurales o coyunturales de cada uno, a todos les falta una visión a largo plazo de cómo mejorar la competitividad, según explicó a Efe Jose Caballero, economista sénior de IMD.

"Los países que tienen éxito en la competitividad, son países que tienen una visión a largo plazo y que se enfocan en reformas institucionales y estructurales como las desigualdades sociales, con el entendido que a largo plazo el crecimiento económico y de la productividad llegarán", afirmó Caballero en declaraciones a Efe.

Añadió que lo más importante para la inversión extranjera es la previsibilidad de las políticas, algo que no siempre sucede en Latinoamérica.

Otro de los aspectos que adolece América Latina es la falta de transparencia en el gobierno, según Caballero, así como la lacra de la corrupción.

"La falta de gobernabilidad corporativa es otro de los aspectos que lastran a la región", subrayó.

Además, otro aspecto es la baja formación de los funcionarios gubernamentales y de muchos de sus emprendedores, algo que contrasta con los países mejor posicionados en el ránking.

"Si uno se fija en los países nórdicos o en Suiza, apostaron hace años por una educación de excepción. La búsqueda a largo plazo de unos niveles de formación muy altos y para toda la población, trae sus frutos a largo plazo".

Dinamarca, Noruega y Suecia ocupan el sexto, séptimo y octavo puesto respectivamente, mientras que en el noveno y el décimo están Emiratos Árabes Unidos y Canadá.

Los primeros cinco puestos en el ránking IMD de este año los ocupan los mismos países que el año pasado pero en posiciones distintas.

Estados Unidos vuelve al ocupar el primer puesto, tras escalar tres escalones gracias a su desempeño económico y su infraestructura, y le siguen Hong Kong, Singapur, Holanda y Suiza.

"Los que están en la cima lo están por un conjunto de aspectos, pero una cosa que los une es que son incluyentes, tienen estructuras gubernamentales que son fuertes, y la gobernabilidad de las corporaciones es avanzada", sostuvo Caballero, quien explicó que hay muchos matices en cada caso.

"No hay una estrategia única en competitividad. Estados Unidos toma ventaja del tamaño de su Economía, pero Holanda, por ejemplo, es muy equilibrada, igual a Suiza o los nórdicos, países muy incluyentes", agregó.

Sostuvo, además, que todos los países que están en la cima tienen estrategias de competitividad que no sólo se enfocan en el crecimiento económico sino que también a los cambios institucionales.

Caballero destacó que la mayoría de los países latinoamericanos no destacan por estos aspectos que refuerzan la competitividad, sino más bien adolecen de ellos.

EFE/OS

Categoria: