Luis Vicente León: El cielo será el límite de la inflación de 2014

Luis Vicente León, inició el foro hablando de las medidas económicas anunciadas por el presidente de la República, Nicolás Maduro, desde el año pasado.

Afirmó que "el modelo del Gobierno sigue siendo intervencionista y controlador, y que definitivamente, no ataca la causa de la crisis del país”. Dentro de ese modelo hay unas aristas permeables por donde, eventualmente, hay algunas esperanzas para mantener los negocios y poder crecer.

De igual forma, comentó que los controles por definición son inadecuados e ineficientes, tienden a la corrupción, a los estímulos de evadirlos y no resuelven el problema de fondo; mientras que la economía se va revelando frente a los bloqueadores.

"Han existido muchas leyes en Venezuela que de alguna manera el mercado ha ido superando”, arrojó y refirió que hay que entender ¿cómo se aplica?, ¿cómo se va a diseñar?, ¿cómo se va a negociar? y ¿cómo se adaptan los empresarios en el país?, con las medidas tomadas por el Ejecutivo Nacional.

Primitivismo en el 2014

El Presidente de Datanálisis, expresó que el Gobierno va a utilizar en el 2014 un primitivismo permeable o impermeable, el cual impedirá que las empresas se mantengan y pueda generar, realmente, un colapso en el sector privado.

"Creo más que vamos al corporativismo donde el Estado quiere controlar todo, sabiendo que requiere de la empresa privada para poder subsistir económica y políticamente”, dijo.

Asimismo, informó que el panorama que se va a manejar en el transcurso del año será negativo, primitivo, complicado, costoso pero al final de cuenta, con una ventana llamada oportunidad.

Asignación de divisas

León, también señaló que en el transcurso de este año 2014 espera que la asignación de divisas sea un poco mejor que la de 2013 y "que podamos ver transacciones entre empresas privadas que puedan oxigenar el mercado”.

De igual forma, que el Gobierno Nacional esconda medidas de ajustes que no quiera reconocerlas pero las aplique, y por supuesto, que exista un lapso en la aplicación de ese radicalismo que ha colocado más en el discurso político que en lo económico.

Fugas de talento

De la misma manera, León, recordó que las fugas de jóvenes venezolanos de país no vienen de las últimas medidas tomadas por el Ejecutivo sino desde hace 13 años, donde han salido más venezolanos y entrado menos extranjeros a Venezuela.

"Esta situación tiene que ver con una nueva emigración venezolana, que conseguimos en cualquier parte del mundo pero que tiene zonas muy particulares como: el sur de la Florida, Colombia, Panamá, República Dominicana, México y España, el cual se concentra la mayor cantidad de emigrantes venezolanos”, desglosó y lamentó que del país se estén yendo las personas más preparadas, las que tienen más posibilidades de expansión, creativas y que son captadas por el resto del mundo porque lo entienden como una oportunidad; y obviamente, es un desangre significativo para la nación.

Medidas del Gobierno

Entre las aristas, León, manifestó que el Gobierno Nacional tomó una medida en noviembre del 2013, el cual fue planificada para recuperar el 12 por ciento de popularidad que había perdido Maduro en el transcurso de ese mismo año. Aplicaron acciones contra la "especulación”, atacando al sector secundario como los electrodomésticos que no son prioritarios para la sociedad como los alimentos.

"La tal llamada guerra económica es, simplemente, el clásico proceso monetario de la inflación…y el cielo será su límite en el 2014”, deparó.

A su vez sinceró que las personas comprarán lo que consigan y tendrán que ser muy creativas para enfrentar la ola de la crisis de la inflación, perdiendo la fidelidad hacia las marcas debido al desabastecimiento que se va a generar en el transcurso del año.

Plasma la verdad con un toque de humor

Por su parte, el politólogo y humorista, Laureano Márquez, expuso que los venezolanos "comenzamos cada año con la angustia de lidiar con una serie de dificultades, y quizás, la mayor de ellas, es lo que los pueblos suelen elegir para que les resuelvan sus problemas denominados... Gobiernos”.

Sostuvo que los Gobiernos son hechos para llevar una vida ciudadana armoniosa, justa y razonable en el país no para producir desequilibrios, desencuentros y ser la principal fuente de caos para la sociedad.

De extrema gravedad

Márquez, recalcó que la situación que están atravesando varios medios impresos de Venezuela, por la falta de liquidez de divisas del Ejecutivo Nacional es de extrema gravedad y lo que representa para los ciudadanos; por ser un espacio que aún goza de la libertad de comunicación, el cual en otras áreas ya ha sido copado, silenciado, expropiado y cerrado.

"Esto es producto de una calamidad económica de desaciertos pero presenta una utilidad política para el Gobierno, que es tener a los medios impresos acorralados”, apuntó e interpretó que estos Gobiernos se equivocan, ven los resultados de sus equivocaciones e insisten en el error.

El politólogo insistió que los mandatarios efectúan una política inadecuada, producen resultados calamitosos y se los atribuyen a otras personas que no están de su lado y continúan con su política, produciendo más desaciertos en busca de culpables, lo que genera un círculo vicioso muy difícil de cambiar.

Sin olvidar el país que queremos

"Uno no debe olvidar qué tipo de vida queremos vivir… para qué elegimos los Gobiernos y para qué existen los países”, arrojó Márquez y declaró que los países se crearon para que las personas vivan bien, en paz y armonía.

Puntualizó que los ciudadanos se organizan para que hayan leyes que se cumplan, que los tribunales administren imparcialmente la justicia, para que un Gobierno no se robe el dinero que genera el país, para que funcionarios públicos cumplan con su tarea y las alcaldías tapen huecos. "Si ese propósito se pierde, todo está acabado y si nos acostumbramos, sería el final”.

Dos caras de la moned

Márquez exclamó que "tenemos que tener el coraje de construir el país que nos merecemos. Si los venezolanos nos adecuamos a este modo de vida de inseguridad, crisis económica y desabastecimiento, estamos diciendo que somos un pueblo mediocre, que viviremos y nos regodearemos en la mediocridad. Si ese es nuestro destino, me parece que sería un gran desperdicio y una enorme tristeza ”.

También formuló que cada uno de los ciudadanos sueña con una Venezuela que se parezca a Jacinto Convit, el maestro José Antonio Abreu, Gustavo Dudamel, al Sistema de Orquesta Juvenil, en todos los jóvenes inteligentes que triunfan en las universidades del mundo, a la gente que inventa y descubre, al país de la orimulsión, el Río Orinoco y los tepuyes. ¿Cual de esos dos países terminará triunfando?, todo está en nuestras manos, sentenció.

Fuente: El Impulso

AJ

Categoria: