Wolf: Más de 500 empresas podrían irse a la quiebra en Carabobo este año

Wolf: Más de 500 empresas podrían irse a la quiebra en Carabobo este año

Los pajaritos se oyen ahora con intensidad. Antes, su canto era opacado por el ruido del vaivén de las gandolas que entraban llenas de materia prima y salían cargadas de productos terminados, entre platas que estaban activas las 24 horas.

Por las calles de la zona industrial de Valencia reina la desolación entre galpones abandonados, enmontados e inoperarivos, donde por décadas se forjó desarrollo y progreso económico, y ahora siguen en pie apenas 600 de las 3.600 empresas que funcionaban en la entidad hasta 1998, cuando se instauró el régimen cuya política amenaza con la quiebra de al menos 500 de estas sobrevivientes.

Es así como solo 16,7% de las industrias que dieron a conocer a Carabobo como el estado industrial de Venezuela se mantiene enfrentando un sistema que ha hecho inviable cualquier actividad económica, y la consecuencia se mide en 800 hectáreas de empresas en ruinas.

Pasearse por las calles de la zona industrial de Valencia es enfrentarse a una realidad que es sinónimo de destrucción. «De las 600 grandes empresas e industrias que quedan, de mantenerse el modelo económico cerrarían unas 550, quedaríamos con lo mínimo, y recordemos que el 30% de la producción nacional provenía de aquí, de Carabobo», alertó el presidente de Fedecámaras en la región, Carlos Luis González.

Hasta 1999 Carabobo era a las industrias como Zulia al Lago de Maracaibo y Caracas al Ávila. Así de representativa era la actividad económica para la región. Los números así lo reflejan. Para esa fecha la Cámara de Industriales del estado presentó un informe en el que se destacaba la manufactura como el sector líder conformado por 1.687 firmas, concentradas en 68,31% en la ciudad de Valencia. En los municipios Guacara, San Joaquín y Mariara estaba 23,45%, mientras que en Puerto Cabello y Morón 8,24%.

Eso sin duda ha cambiado. Los datos actuales de Fedecámaras indican que al menos 30% de esas industrias se mantienen con las puertas cerradas a la espera de algo de insumos que les permitan reactivar sus líneas de manera momentánea e intermitente, mientras que más del 50% cesó operaciones de forma definitiva. Las que siguen funcionando lo hacen a menos de 15% de sus capacidades, la mitad de lo que aún estaba en funcionamiento en 2015. Desde el sector oficial no se conocen números.

La infraestructura de las zonas industriales de Carabobo tienen la capacidad de generar alrededor de 200 mil empleos directos y 500 mil indirectos, pero la realidad actual es que al menos 60% está bajo la figura de suspensión laboral como consecuencia de la detención de líneas y plantas enteras, lo que ha contribuido a que 56% de la población económicamente activa esté en la informalidad, lo que es igual a 800 mil personas.

Carabobo representaba más de 70% de la industria automotriz del país, 40% de la de alimentos, 45% de la construcción y 55% de la química. Además, 80% de las pequeñas y medianas industrias funcionaban aquí. Ahora los porcentajes se inclinan hacia las ruinas y el desempleo.

«Se han perdido tres millones 100 mil puestos de trabajo desde 1998 y se pueden llegar a perder otros 40 mil aquí en Carabobo, si nada cambia y nos siguen llevando al rumbo de la quiebra».

Entre las expropiaciones de un importante número de empresas como Rialca, Invepal, Venvidrio, Industrias Diana y unas decenas más, todas paralizadas o a muy baja capacidad, y el cese de operaciones de transnacionales como General Motors, Smurfit Kappa, Pfizer, Danaven, y más recientemente 3M, la zona industrial de Valencia muere lentamente por las políticas económicas erradas del régimen.

Fuente: caraotadigital
YS

Categoria: