Oro venezolano en Londres, ¿En manos de la postura política europea?

Oro venezolano en Londres, ¿En manos de la postura política europea?

El inminente fallo de la Alta Corte de Justicia de Londres sobre la administración de 1.820 millones de dólares en oro del país suramericano, preservados en el Banco de Inglaterra, es visto por analistas como una especie de unción política en Europa sobre quién es el legítimo gobernante de Venezuela.

Los lingotes venezolanos se encuentran entre las 400.000 barras de oro resguardadas en las bóvedas del banco inglés, pero existe una disputa política en cuanto a quién puede disponer de ellos: si el Banco Central, cercano al presidente en disputa Nicolás Maduro o el del dignatario interino Juan Guaidó, respaldado por el Parlamento nacional.

Los expertos difieren en si el reconocimiento del opositor Juan Guaidó como mandatario de Venezuela de parte de la mayoría de la comunidad europea será determinante en la sentencia sobre la demanda del Banco Central de Venezuela, alineado con Nicolás Maduro.

El madurismo alega que las barras de oro han sido “secuestradas” por directrices del gobierno británico a petición de Estados Unidos, a quien considera un enemigo ideológico.

Guaidó, reconocido como presidente por la secretaría de Asuntos Foráneos del Reino Unido en febrero de 2019, afirma que las reservas pertenecen a su Banco Central paralelo y que Maduro desea el dinero para financiar la corrupción y el piso político de su gobierno.

El coordinador de los estudios de postgrado de Economía Internacional de la Universidad Central de Venezuela, Alfredo Ordóñez, opina que la geopolítica en la Unión Europea sí influirá en la decisión del juez Nigel Teare, que se espera para esta semana o la siguiente.

Su fallo coincide con la incorporación de Alemania a la presidencia del Consejo Europeo por los próximos seis meses y con la expulsión de la enviada especial de la comunidad en Caracas, Isabel Bilhante Pedrosa, de parte del propio Nicolás Maduro.

“Desde el principio jurídico, no debería tener una incidencia, pero sí la va a tener. La UE rechaza la expulsión de su embajadora porque no se respetan los derechos humanos ni democráticos en Venezuela y esto incide en el control de capitales del Estado a nivel internacional”, expone Ordóñez en entrevista con la Voz de América.

Ordóñez observa que el nuevo programa de valores democráticos para el bloque europeo de Alemania y su poder de negociar la modalidad del Brexit -retiro del Reino Unido de la comunidad-, influye tácitamente en la inminente sentencia sobre el oro venezolano.

“Alemania considera que la Unión Europea debe mantener una posición única frente al resto de las naciones”, explica.

La Unión Europea anunció esta semana nuevas sanciones a un grupo de 11 políticos vinculados al madurismo por socavar los principios democráticos en Venezuela.

El secretario de Asuntos Foráneos del Reino Unido, Dominic Raab, aseguró que trabajaría con sus socios europeos en su aplicación y que continuaría gestionando sus “propias sanciones independientes” contra funcionarios del gobierno en disputa de Venezuela.

De colofón, Eslovaquia se convirtió el miércoles en la vigésima quinta nación de Europa en reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela.

Decisión "difícil"

Russ Dallen, socio de la firma de correduría Caracas Capital, anticipa que la decisión del juez Teare se le hará “difícil” por los enredos políticos que rondan al caso.

“Por un lado, tienes al Reino Unido, que ha reconocido a Guaidó pero a su vez no han reconocido a la embajadora (de Guaidó) y el embajador de Maduro todavía vive en la residencia (de Londres) y tiene inmunidad diplomática. La otra cara de la moneda es que el Reino Unido tiene embajador en Caracas”, destaca Dallen en entrevista con la VOA.

Estima que el Reino Unido no ha rechazado al representante de Maduro en Londres porque desea mantener a su embajador en Caracas, lo que estaría en riesgo en caso de un fallo desfavorable al gobierno en disputa de Venezuela sobre el oro en Inglaterra.

“El Reino Unido tiene esencialmente un pie en el puerto y otro en el barco para no perder su embajada. Hay ingleses en Venezuela, tienen intereses económicos allí y tienen el deber de proteger a su gente”, analiza Dallen.

El economista desestima que la política de la Unión Europea sobre Venezuela impacte en la decisión, a menos que, a última hora, el Reino Unido reconozca a la delegada de Guaidó en Londres.

Omar Barboza, integrante de la comisión de Finanzas del Parlamento venezolano, está convencido de que el juez Teare fallará a favor de los planteamientos legales de Guaidó.

“Las autoridades judiciales reconocen como gobiernos de otros países a los que su gobierno reconozca”, declaró a la VOA el diputado, del partido Un Nuevo Tiempo.

Barboza adelantó que, de recibir un fallo favorable, el gobierno interino de Guaidó prevé mantener las reservas de oro en las bóvedas del Banco de Inglaterra.

“Siempre hemos creído que es un buen depositario de las reservas internacionales y que tiene todo el prestigio y credibilidad del mundo. Puede certificar que esas reservas existen. Creemos que deben mantenerse resguardadas allí hasta que la República las necesite”, dice.

Consultada por la VOA, la Procuraduría del gobierno interino de Venezuela prefirió no comentar de momento sobre el proceso judicial del oro nacional en la entidad británica.

El Banco de Inglaterra es, luego de la Reserva Federal de Nueva York, el segundo guardián de oro más grande del mundo. Se enorgullece de no haber sufrido ni un solo hurto de sus barras doradas en sus más de 320 años de historia.

Expectativa en Venezuela

Los abogados del Banco Central de Venezuela, leal a Maduro, presentaron el 14 de mayo una demanda contra la entidad inglesa ante la Alta Corte de Londres, donde alegan que la transferencia del oro al ejecutivo en disputa es “un asunto de urgencia”.

Sarosh Zaiwalla, abogado residenciado en Londres que representa al BCV aliado a Maduro, planteó en la demanda CL-2020-000304, cuya copia obtuvo la Voz de América, que Venezuela espera entregar esos fondos al Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.

El Banco de Inglaterra tiene “la obligación de moral” de permitir a Venezuela vender el oro para que sus fondos sean invertidos exclusivamente por “empleados autorizados de las Naciones Unidas en concordancia con el Plan de Respuesta Humanitaria Global” de ese organismo multilateral, indica la querella.

Advierten los demandantes al Banco de Inglaterra que no es el momento de “intentar anotarse puntos políticos” cuando hay “vidas en juego”.

“El arrastre de pies del Banco de Inglaterra está obstaculizando críticamente los esfuerzos de Venezuela y las Naciones Unidas para combatir la COVID-19 en el país. El enfoque paternalista del Banco de Inglaterra huele a resaca posimperalista que ha hecho que los países occidentales intervengan en las políticas internas de múltiples naciones alrededor del mundo”, expuso la firma Zaiwalla & Co en los documentos.

La agencia inglesa de noticias BBC confirmó con las Naciones Unidas que delegados del Banco Central de Venezuela les habían contactado para explorar los mecanismos de ayuda humanitaria y asistencia sanitaria por la COVID-19 que se esgrimen en la pugna por el oro.

Ordóñez, el experto en economía internacional, desestima los argumentos sobre la asignación de fondos para ayuda humanitaria al recordar que delegados de Maduro viajaron a Londres en 2018, antes de la diatriba gubernamental, para retirar el oro del banco inglés.

Simón Zerpa, ministro de Finanzas, y el presidente del Banco Central venezolano, Calixto Ortega, fueron los emisarios de Caracas en diciembre de ese año.

Fernando Cutz, ex asesor de la Casa Blanca en asuntos de seguridad nacional, considera que la influencia de la Unión Europea es limitada por la salida del Reino Unido del bloque.

“Probablemente, no va a haber mucha influencia (de la UE), porque el embajador de la UE ya no representa al Reino Unido. El Reino Unido ya no está siendo representado oficialmente por la UE”, insiste en conversación con la Voz de América.

El impacto del fallo se sentirá más en el resto del mundo que en Estados Unidos, opina.

“Hay cierto malestar en el resto del mundo sobre cómo las cosas están sucediendo (en Venezuela). Parece que el momentum ha dejado de moverse tan rápido como en 2019”, evalúa.

Cutz sostiene que una sentencia a favor de Maduro sería tanto “un salvavidas” como un “simbolismo”. No solo estarían en juego las varias toneladas de oro, sino el estatus político para quienes dicen ser presidentes de Venezuela y los cálculos diplomáticos internacionales.

“Si la corte falla que legalmente, al menos en el Reino Unido, Maduro es oficialmente el presidente, va a ser desafortunadamente otro golpe para Guaidó tanto en Venezuela como frente a la comunidad internacional”, examina.

La ausencia de un embajador de Guaidó en Londres, opina Cutz, es una razón de peso a considerar por el juez Teare.

“El problema es que no estamos ahí, Maduro sigue comandando la policía y las fuerzas militares y eso es lo que genera la duda”, juzga el ex asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca. VOA

YS

Categoria: