Prepare su bolsillo para seguir las tradiciones religiosas en SS

Cada día de la Semana Santa es diferente debido a las tradiciones y rituales, como lo son la palma bendita que es protagonista del Domingo de Ramos, el recorrido de los siete templos el Jueves Santo, la abstinencia de carnes el Viernes Santo o la quema de Judas el Domingo de Resurrección.

Cabe destacar que uno de los hábitos mayormente practicado por los caraqueños es la visita a los siete templos, costumbre que data del siglo XVII cuando la gente empezó a realizar las primeras visitas a los templos los Jueves Santos porque ese día está expuesto Jesús en el santísimo monumento del altar.

¿Pero, cuánto dinero cuesta para el caraqueño no romper la tradición y hacer el recorrido correspondiente al Jueves Santo?

Se estila visitar siete de las iglesias ubicadas en el centro de la ciudad, que a pesar de que se encuentran en el mismo municipio, la mayoría de las personas hace uso del transporte público para llegar a cada una.

Los templos por tradición son: la Iglesia San Francisco, la Iglesia de Santa Teresa (visitada por excelencia los miércoles santos por ser punto de encuentro de la procesión del Nazareno), la Catedral de Caracas, Santa Capilla, Iglesia Nuestra Señora de Altagracia, Iglesia Sagrado Corazón de Jesús y la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria. No es tan relevante el orden en el que se acudan.

Usualmente es un plan que se realiza en familia, o por lo menos acompañado, en donde el factor gasto se convierte en algo implícito en el recorrido.

En esta época es común encontrar en aceras o plazas aledañas a vendedores con objetos alusivos a la temporada, como lo son las velas en diferentes tamaños, formas y colores, imágenes religiosas, estampitas, pulseras, crucifijos, rosarios, escapularios entre otras cosas.

Esta vez, Antonio Linares encargado de un puesto de venta de este tipo de artículos religiosos desde hace nueve años en la plaza La Candelaria, comenta que en comparación al año pasado, los precios de la mercancía han aumentado significativamente pero que aun así, los devotos no escatiman en este tipo de compras, pues, asegura que “la fe y la devoción nunca mueren a pesar de la situación política, económica y social que vive nuestro país actualmente”.

“Aunque el presupuesto de los fieles está ajustado, las ventas se mantienen durante el año y se elevan en el transcurso de la Semana Mayor, a pesar del aumento de los precios, en cierta medida por la escasez de materia prima de productos como las velas y las estampitas, los vendedores hacemos un esfuerzo por encontrarlos y las personas por comprarlos”, añade Antonio.

Aumento en productos

Por su parte, la comerciante Carmen Rivera señala que los costos han aumentado desde un 50% en adelante aproximadamente y estima que seguirán incrementándose, por lo que detalló el valor de algunos de los productos más vendidos en comparación a los costos del año pasado para la misma temporada:

Imágenes talladas a mano: de Bs. 1.000 (2014) a Bs. 2.500 (2015)
Velones: costaban entre Bs. 50 y Bs. 120 (2014) y pasaron a Bs. 80 hasta Bs. 160 (2015)

Velas tradicionales: su precio era de Bs. 5 hasta Bs. 12 (2014) y ahora van desde Bs. 10 hasta Bs. 20 (2015)

Estampitas: iban desde Bs. 10 hasta Bs. 40 (2014) y pasaron ahora a costar desde Bs. 20 hasta Bs. 60 (2015)

Flores: Desde Bs. 20 (2014) subieron a Bs. 100 (2015)

Adicional a esto, se le puede agregar el valor del almuerzo, por tratarse de un recorrido que puede durar buena parte del día. Al respecto, los precios estimados de las comidas en pequeños restaurantes aledaños a los templos suelen oscilar entre Bs. 250 y Bs. 500 por persona.

Conociendo estos datos, se podría estimar que el gasto promedio de un visitante a este tipo de tradiciones religiosas entre transporte, adquisición de artículos religiosos, colaboración en la iglesia, alimentación, entre otras cosas, es equivalente a unos tres o cuatro días del salario mínimo vigente para esta fecha.

Fuente: Finanzas digital

AJV

Categoria: