Recorte eléctrico hizo estragos en Guayana, profundizó la merma productiva

El racionamiento eléctrico impuesto desde finales de 2009 marcó el desempeño económico de las estatales del hierro, acero y aluminio; así como de las pequeñas y medianas empresas. Directa e indirectamente, las industrias se vieron sujetas a un cinturón de restricción que determinó su productividad a lo largo del año.

La Gaceta Oficial Nº 39.332 especificó la dieta eléctrica en Guayana. En la resolución Nº 005 se instruyó a la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) y a todas sus filiales a exigir a los usuarios del Servicio Eléctrico Nacional con una demanda mayor a 5 MW, en los casos de industrias pesadas y 2 MW en los casos de industrias ligeras, centros o locales comerciales y residenciales, la elaboración de planes de ahorro energético con un ahorro de al menos 20% con respecto al consumo del mismo mes del año anterior.

La resolución Nº 006 reguló el uso de la energía eléctrica en vallas y avisos publicitarios, ordenó la sustitución de todos los tubos fluorescentes de tipo T12 (40 W o 20 W) por tubos tipo T8 (32 W o 17 W) y fijó el horario de encendido de 6:00 de la tarde a 12:00 de la noche.

La resolución Nº 007 fijó el horario de los centros comerciales de 11:00 de la mañana a 9:00 de la noche, y de los bingos y casinos de 6:00 de la tarde a 12:00 de la noche, sin discriminar por consumo eléctrico.

Las empresas básicas sintieron con creces la fuerza del racionamiento con la paralización de hornos en Sidor, el cierre de las líneas I y II en Alcasa y la desincorporación de más de 300 celdas en CVG Venalum que significaron la disminución en la contratación de suministros y servicios a las pymes.

De acuerdo con los industriales, el Producto Interno Bruto (PIB) descendió 15% en el 2010 en el estado Bolívar, como consecuencia de la caída experimentada por el sector de metales comunes. Además de la disminución del PIB, estiman el desempleo en 11% y precisan que el superávit comercial ha decrecido en un 23,6%, prosiguiendo la tendencia negativa iniciada en el 2009 con un descenso de 55%.

"Las industrias no alcanzan niveles de producción óptimos y quedan obligaciones pendientes con el sector privado", aseguraron a principios de diciembre los voceros de la Cámara de Comercio e Industrias de Caroní. El gremio consideró necesaria la asignación de recursos suficientes a las industrias básicas de Guayana para abordar la modernización y adecuación tecnológica de estas factorías industriales.

Cadenas afectadas

Desde que inició el racionamiento eléctrico, se puso tope de 300 MW al consumo energético de Sidor. La restricción provocó que la estatal bajara su ritmo a 45% de su capacidad y disminuyera su producción debido al funcionamiento de un solo horno.

En el primer trimestre de 2010, la siderúrgica produjo 304 mil toneladas de acero líquido, mientras que en el mismo periodo de 2009 produjo 843 mil toneladas, lo que representa una caída de 63,9% en la producción y de 61,6% respecto a 2008.

Para el cierre de año, se prevé una producción de 1.963.393 toneladas de acero líquido, inferior en 38% a la registrada en el 2009 de 3,1 millones de toneladas de acero.

La cadena del aluminio se ha visto afectada no sólo por el racionamiento, sino también por la falta de insumos. CVG Alcasa registra la situación más dramática. Tras apagar las líneas I y II a finales de 2009, la industria opera con las líneas III y IV. Se estima que la producción baje 21% de 114 mil toneladas de aluminio primario en 2009 a 90 mil toneladas este año.

En la cadena productiva, el desempeño de las pymes ha mermado debido a la disminución de la contratación de servicios. Voceros de la Alianza Empresarial estiman que las pequeñas y medianas empresas operan a un 30% de su capacidad instalada.

Cifras elocuentes

La merma productiva incidió en los niveles de desocupación. En noviembre de 2010, el desempleo se ubicó en 7,7%, ligeramente superior al registrado en el mismo mes de 2009. No obstante, el capítulo Bolívar de Fedecámaras asegura que el desempleo en el ámbito regional es superior y se ubicó en el primer semestre de 2010 en 11%.

El gremio ha resaltado que en los últimos cuatro meses, es decir entre agosto y noviembre de 2010, la inflación en Ciudad Guayana ha superado el promedio nacional. La inflación acumulada hasta noviembre es de 24,8%, de acuerdo con datos del Banco Central de Venezuela, cercana al promedio nacional de 24,9%.

Aunque la caída del PIB en el tercer trimestre de 2010 fue de 0,4%, el gremio considera que el decrecimiento en el estado Bolívar es más acentuado y se estima alrededor del 15% "sin que se puedan vislumbrar cambios sustanciales en este comportamiento para el último trimestre de 2010".

Sector industrial, mayor empleador

60% de la población de Ciudad Guayana está empleada en el sector formal, de acuerdo con datos del Análisis Socioeconómico de la familia de Ciudad Guayana, realizado por el Centro de Investigación para la Productividad, la Educación y la Vida de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Del total, 39% es empleado por el sector de restaurantes y afines y 24% por el ramo industrial, de allí su preponderancia en la dinámica económica regional.

Del 24% empleado por el sector industrial, la mayor parte (23%) forma parte de las empresas del aluminio, 21% del ramo de pymes dedicadas a servicios industriales y similar proporción en hierro y siderurgia.

Camcaroní solicita inversiones

La Cámara de Comercio e Industrias del municipio Caroní (Camcaroní) sostuvo en su balance económico del 2010 que mejorar las condiciones económicas en el 2011 pasa por una reconciliación entre los sectores público y privado, así como rectificar políticas como las expropiaciones y el control cambiario y de precios.

El presidente de la organización, Héctor Cardozo, aseguró que pese a los llamados realizados por el sector empresarial la situación en torno a las industrias de Guayana es preocupante y, en ese sentido, reiteró el llamado a establecer una agenda productiva para el 2011. Ratificaron la necesidad de asignar recursos desde el Ejecutivo nacional.

Agregar valor a procesos primarios

Fedecámaras Bolívar reiteró la necesidad de agregar valor al proceso de extracción de las riquezas naturales, desarrollando la industria de la transformación donde la empresa privada ejercería un rol primordial. Asimismo, destacó la necesidad de rescatar las empresas básicas, incentivar el aparato productivo cuya capacidad instalada ociosa -en el caso del sector metalmecánico- asciende a 65% y diversificar la economía.

El presidente de la organización empresarial, Guido Fratini, indicó que si no se les presta atención a la situación "el año que viene vamos a estar dando unos números peores aún a los que tenemos este año".

Fuente: María Ramírez Cabello / http://www.correodelcaroni.com/content/view/169316/1/

YU

Categoria: