Rusia no cede y deja a Bielorrusia sin rebajar el precio para su petróleo

Rusia no cede y deja a Bielorrusia sin rebajar el precio para su petróleo

Rusia no cede y no concederá ningún descuento a Bielorrusia del precio del petróleo que suministra al país vecino, una de las principales exigencias de Minsk, pero se comprometió a entregar este año el gas ruso en los mismos términos que en 2019.

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, no lograron en una larga reunión celebrada en Sochi resolver la principal disputa entre ambos países, que frena los planes para una mayor integración de las dos naciones, según dijo el vicejefe de la Oficina de la Presidencia rusa, Dmitri Kozak.

"Todo esto depende de acuerdos comerciales. No regulamos los volúmenes ni los precios del suministro (...)", recalcó.

"Nosotros, junto con el Gobierno de Rusia, ayudaremos en la negociación de acuerdos entre los consumidores bielorrusos y los productores de petróleo de nuestro país", señaló.

Rusia "no puede cambiar drásticamente las condiciones", dijo."Los precios del crudo los fija el mercado y no son regulados por la administración", enfatizó.

Indicó que la concesión de descuentos a Bielorrusia para el petróleo ruso requeriría la intervención del Estado en el mercado y "eso no lo podemos hacer".

Seguir las reglas y lo que esta establecido

"No podemos cambiar constantemente las reglas del juego, poner a nuestras empresas petroleras en una posición incomprensible", dijo.

Eso sí, Rusia hará una concesión: no insistirá en vincular el acceso a los oleoductos al volumen de producción.

"Acordamos que, en caso de que se llegue a un acuerdo con los consumidores bielorrusos, no nos adheriremos a esta regla y permitiremos a las empresas petroleras transportar (el crudo) con independencia del volumen de producción", señaló Kozak.

El impacto de la falta de un acuerdo sobre el precio ha tenido ya impactos en el suministro de petróleo ruso a Bielorrusia.

Suspensión del servicio

Desde el 1 de enero no hay contratos, por lo que Rusia suspendió el mes pasado el suministro de crudo.

Una solución temporal fue alcanzada el 4 de enero con contratos entre dos empresas rusas y Bielorrusia, pero Minsk ha tenido que buscar alternativas para asegurar el abastecimiento.

Lukashenko denunció que la parte rusa se comprometió a bombear 2 millones de toneladas de petróleo a Bielorrusia en enero, pero únicamente entregó 500.000, lo que ha provocado problemas de suministro en ese país.

Por ello ha ordenado negociar contratos con otros países, como Kazajistán. Noruega envió además una primera partida de 86.000 toneladas a finales de enero y EEUU se ofreció la pasada semana a cubrir toda la demanda de petróleo de Bielorrusia.

Pese a no haber logrado avances en sus conversaciones con Putin sobre el precio del petróleo, Lukashenko sí consiguió avances en las negociaciones sobre el gas que Rusia entrega a Bielorrusia.

De acuerdo con Kozak, el gas ruso llegará este año al país vecino en los mismos términos que en 2019, es decir a 127 dólares por cada mil metros cúbicos y no a 152 dólares que Rusia quería inicialmente, según denunció recientemente el presidente bielorruso.

Bielorrusia importa cada año de Rusia unos 20.000 millones de metros cúbicos de gas. EFE

IR

Categoria: