El lento escrutinio del referendo crispa al gobierno y a la oposición en Ecuador

El recuento se efectúa bajo la mirada atenta de delegados de los partidos y grupos que hicieron campaña para la consulta, convocada por el presidente socialista Rafael Correa para hacer reformas al sistema de justicia y regular a la prensa, entre otros aspectos.

Esos representantes se han enfrentado verbalmente por la metodología para hacer el cómputo, alentados por simpatizantes.

Tras procesar un 90% del total de las actas, el Consejo Nacional Electoral (CNE) detectó incoherencias en un 60%, especialmente porque en algunas de las diez preguntas el número de votos no coincide con el de sufragantes.

El jefe de la veeduría de la Organización de Estados Americanos (OEA), Enrique Correa, atribuyó esos problemas a la falta de capacitación de un tercio de los vocales de los colegios electorales.

La causa "no hay que buscarla tanto en la política sino en la técnica del escrutinio", afirmó Correa, descartando el riesgo de fraude.

A nivel nacional, hasta el mediodía de este miércoles se habían escrutado 60,1% de las mesas, con una ligera ventaja del gobierno en ocho de las diez propuestas, que incluyen, además, la prohibición para que la banca y los medios inviertan en otros sectores.

El Sí se imponía con niveles que oscilan entre 43,2% y 48,5%, mientras que el respaldo al No fluctúa de 40,7% a 44,3%, ganando éste únicamente en la propuesta de crear un consejo que regule contenidos de la prensa y fije criterios de responsabilidad ulterior para medios o periodistas.

En esta última cuestión, el No saca una ventaja de 18.927 votos (43,6% contra 43,2%).

El escrutinio no incluye un consolidado nacional sobre la propuesta para prohibir la muerte del toro en las corridas, que fue votada por jurisdicciones.

Sin embargo, en Quito, donde se desarrolla una de las ferias taurinas más prestigiosas de América, el Sí ganaba con 50,7% de sufragios, frente a 43% del No.

Aún sin conocerse las inconsistencias, la situación se tornó animosa luego de que un conteo rápido del CNE redujo drásticamente la proyección de un sondeo a boca de urna que daba el triunfo al gobierno en nueve de las propuestas con hasta 64% de apoyo, desatando festejos entre sus partidarios.

Según el conteo rápido, el Sí triunfó en todas las preguntas con entre 44,9% y 50,7% de los sufragios.

"Es fundamental que se abran todas las urnas y se recuenten los votos en esas actas donde hay inconsistencias", había pedido el congresista César Montúfar, líder el movimiento Concertación Nacional (centro).

Por su parte, el presidente Correa reiteró este miércoles que se quiere deslegitimar su victoria mediante un retraso deliberado del escrutinio en las regiones donde ganó el Sí, y previó una victoria contundente.

"Los consejos electorales siguen manejados por la partidocracia", dijo el mandatario, que multiplicó sus comparecencias ante la prensa desde el lunes, y añadió que "ya tienen preparada la estrategia: el No iba ganando y por la mano negra ahora el Sí ganó por 200.000 votos en esta pregunta".

Ruth Hidalgo, directora de la veeduría Participación Ciudadana, señaló a la AFP que estas declaraciones son "producto del clima nervioso y preocupante que los actores políticos están manejando" por la lentitud del escrutinio.

"La tensión va a bajar mucho cuando se conozcan los datos definitivos, si bien el tema de la inconsistencia afecta la percepción de transparencia del proceso", comentó. AFP

Categoria: