EEUU contra Apple: arranca el juicio por el precio de los ebooks

El Departamento de Justicia demandó a Apple y a cinco de los seis mayores editores de libros en Estados Unidos (Penguin Group de Pearson Plc, HarperCollins Publishers de News Corp., Simon & Schuster de CBS Corp, Hachette Book Group y MacMillan) en abril de 2012. En la demanda se les acusa de conspirar para aumentar los precios de libros electrónicos y romper los establecidos por Amazon.com.

Amazon y el Kindle
En 2009 los editores estaban preocupados por los bajos precios de los libros electrónicos que establecía Amazon. Esta compañía vendía por entonces el 90 por ciento de los libros electrónicos. Con el fin de promocionar su Kindle, compraba títulos al por mayor y, en ocasiones los vendía a pérdida, estableciendo un precio de 9,99 dólares.

En ese momento de tensión entre Amazon y los editores, Apple se preparaba para lanzar su iPad y estaba estudiando la apertura de una tienda de libros electrónicos. El Departamento de Justicia sostiene que la entrada de la compañía de la manzana en el mercado proporcionaba a los editores un medio para llegar en conjunto a un aumento de los precios.

Ante la sugerencia de Hachette y HarperCollins, el gobierno afirma que Apple comenzó a considerar un modelo de agencia en la que los editores fijan el precio y la firma de la manzana recibía un porcentaje fijo.

Y, de acuerdo con unas recientes declaraciones, la juez que lleva el caso, se fía de esa versión oficial. «Creo que el gobierno va a ser capaz de demostrar mediante pruebas directas en el juicio que Apple participó y organizó a sabiendas una conspiración para subir los precios de los libros electrónicos», decía en una vista preliminar Denise Cote.

Más allá de la conspiración
Apple va al juicio solo después de que las cinco editoriales acordaran levantar las restricciones a los descuentos y promociones de los minoristas de libros electrónicos, lo que ha permitido ya la bajada de precios para los consumidores.

Ese era precisamente uno de los objetivos del Departamento de Justicia estadounidense. Pero el gobierno puede estar apuntando a un problema más grande. «Este caso va a establecer efectivamente las reglas para el comercio por Internet», ha asegurado uno de los exdirectores de políticas de la Comisión Federal de Comercio de EE.UU., David Balto.

Así, la demanda del gobierno buscaría declarar inaplicables determinadas disposiciones de los acuerdos entre Apple y los editores son inaplicables. Se trata de las conocidas como cláusulas de «naciones más favorecidas», que ya han sido claves en otras industrias de contenidos como la música y la televisión, donde los proveedores de contenido tienen un papel en la fijación del precio.

En el caso de Apple, estas disposiciones les permite rebajar los precios de los libros electrónicos si otras tiendas online de ebook los venden más baratos. El gobierno ha dicho que esto proporcionó un incentivo para que los editores suban los precios en otros comercios.

Tipos similares de estas cláusulas se han convertido en un punto de discusión en ciertas comunidades antimonopolio, ha asegurado el profesor de derecho en la Escuela de Derecho Lewis & Clark, Geoffrey Manney. De este modo, según este especialista, una victoria del gobierno podría «enviar un mensaje muy fuerte» sobre su uso. «Si el gobierno gana este caso, sería porque el tribunal por alguna razón determina que estas cláusulas son más un perjuicio para la competencia que una ayuda», ha dicho.

Fuente: http://www.abc.es/cultura/libros/20130603/abci-contra-apple-arranca-juic...

DJ