EEUU y la oposición siria insisten en un futuro sin Bashar al Asad

Sobre este punto hay una "aprobación general", anunció el ministro británico de Exteriores y anfitrión de la cita, William Hague, en una conferencia de prensa tras la reunión del grupo llamado Amigos de Siria con representantes de la oposición siria.

El ministro subrayó que se acordó "establecer por consenso mutuo un gobierno de transición con poderes ejecutivos". "Por consenso mutuo quiere decir que sólo es concebible con el consentimiento de la coalición nacional siria, así que Asad no desempeñará ningún papel en el futuro gobierno sirio", aclaró Hague.

El ministro subrayó también que "no puede haber una solución política y pacífica en Siria sin la participación de la oposición moderada".

El grupo de países, simpatizantes de la oposición a Asad, insistió en el comunicado final de que ni el presidente sirio ni "sus colaboradores cercanos con sangre en las manos tendrán papel alguno que desempeñar en Siria". El texto subraya que "se tendrá que rendir cuentas por los actos cometidos durante este conflicto".

Los 11 países occidentales y árabes del grupo de los Amigos de Siria siguen intentando superar los obstáculos para la celebración el mes próximo en Ginebra de una conferencia de paz, boicoteada por una parte de la oposición y considerada "prematura" por el presidente Asad, que ha tenido hasta ahora el apoyo de Rusia e Irán.

En la reunión estuvo, además de Hague, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y sus homólogos de Francia, Egipto, Alemania, Italia, Jordania, Catar, Arabia Saudita, Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

Kerry también dijo que Asad "ha perdido toda legitimidad" pero pidió que la oposición vaya a Ginebra porque Siria está en riesgo de "implosión" si continúa una guerra civil que estalló en marzo de 2011 y que ha dejado ya unos 115.000 muertos.

La única alternativa a la conferencia, dijo Kerry, es "continuar o aumentar la matanza". Por su parte, el líder de la Coalición Nacional Siria, Ahmad Jarba, fue firme en sus condiciones.

"No habrá negociaciones en absoluto si no nos aseguramos que en esta reunión, Ginebra II, se establece un periodo de transición y que Asad se vaya", dijo en árabe, según la traducción de un intérprete.

Jarba rechazó también la sugerencia del ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, de que Irán desempeñe un papel en la resolución del conflicto.

Ninguna intención de irse

Asad dijo en una entrevista difundida el lunes que no tiene intención de retirarse del poder y esgrimió las reticencias de una parte de la oposición para poner en duda la eficacia de una conferencia que cuenta con la bendición de EEUU y Rusia, y que podría llevarse a cabo en noviembre en Ginebra, aunque todavía no tiene fecha.

"Aún no están reunidas las condiciones si queremos (que Ginebra 2) tenga éxito", dijo en una larga entrevista transmitida por el canal libanés Al Mayaden.

"¿Cuáles son las fuerzas que van a participar? ¿Qué relación tienen con el pueblo sirio? ¿Esas fuerzas representan al pueblo sirio o representan a los Estados que las han inventado?", preguntó Asad, quien avanzó que se presentará a las próximas elecciones. "Personalmente, no veo ningún motivo por el que no debería presentarme", dijo.

Por otra parte, aviones de combate y helicópteros del Ejército sirio bombardearon este martes posiciones de los rebeldes que intentaban avanzar hacia Damasco y Alepo, al norte del país, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Helicópteros lanzaron barriles de explosivos sobre Muban, cerca de la ciudad de Sfeira, en el este de la provincia de Alepo", indicó esta ONG con sede en Gran Bretaña, que se basa en una amplia red de médicos y militares sobre el terreno.

Desde hace meses, el Ejército trata de asegurar la carretera que une el centro del país con Alepo. Las fuerzas de Bashar al Asad también bombardearon con artillería pesada posiciones rebeldes cerca del aeropuerto militar de Kwayress, asediado desde hace varios meses por los insurgentes, precisó el OSDH.

En Alepo, los aviones bombardearon el barrio de Bab Nairab, escenario en julio de un ataque con misiles tierra-tierra llevado a cabo por el régimen que dejó 29 civiles muertos, en su mayoría niños.

En Damasco, el Ejército bombardeó zonas de la periferia sudeste de la capital, donde los rebeldes llevan a cabo una incursión hace varios días. La zona es importante ya que está cerca de sectores controlados por el régimen en la capital, que el Ejército trata de proteger de los ataques rebeldes.

Según la agencia de noticias oficial SANA, al menos dos personas murieron en un bombardeo llevado a cabo por los rebeldes contra la ciudad de mayoría drusa y cristiana de Jaramana, considerada como un bastión del régimen. El OSDH confirmó el ataque y precisó que hay un niño entre los muertos.

Los países occidentales y árabes que se reunieron el martes con la oposición siria insistieron en que el presidente Bashar al Asad no puede formar parte de ningún gobierno futuro.(Duración: 00:001:09). AFP

Categoria: