Los uruguayos votan el domingo tras una campaña pobre y marcada por los ataques