Nuevas embarcaciones refuerzan vigilancia soberana en aguas venezolanas

Protección total del mar territorial

Éste es el tercero de cuatro buques de ese tipo que el gobierno venezolano encargó a España para reforzar aún más la soberanía del país.

Los buques AB “Guaicamacuto” (GC-21) y el AB “Yavire” (GC-22) ya surcan los mares de Venezuela.

Las embarcaciones cuentan con la última tecnología y sistemas para combatir ilícitos en el mar, controlar el tráfico marítimo y para acciones de búsqueda y salvamento.

Además, de estos cuatro buques, Venezuela contará con cuatro patrulleros oceánicos de vigilancia, embarcaciones de mayor envergadura, con 88 metros de eslora y mayor autonomía de navegación en alta mar.

En total, Venezuela tendrá ocho embarcaciones, cuatro buques de vigilancia para resguardar 2 mil 800 kilómetros de costa y cuatro patrulleros oceánicos para custodiar la zona económica exclusiva, situada a 370,4 kilómetros del mar territorial.

“Podemos decirle al pueblo que garantizamos una protección total de nuestro mar territorial”, destacó el jefe de la Misión Naval Venezolana en España, vicealmirante Gerson Padrón.

Un hecho inédito en la historia naviera del país

“En la historia reciente, no se había reforzado así la seguridad de nuestras costas”, señala el vicealmirante Padrón.

“Adquirir ocho embarcaciones de este tipo, cada una con un helicóptero, es algo que no había hecho ningún otro gobierno”.

Refirió que en 1970 se adquirieron seis fragatas italianas, y que en 1980 también llegaron algunas unidades provenientes de Corea.

En abril de 2006, mediante resolución del Ministerio Defensa, se constituyó la Misión Naval Venezolana en España para supervisar los trabajos de construcción de los buques encargados por el país a la empresa Navantia, según el convenio bilateral de cooperación operativa y tecnología industrial firmado en 2005.

El ministro del Poder Popular para la Defensa, general en jefe Carlos Mata Figueroa, resaltó que con la concreción de ese convenio se fortalece la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Reafirmación de autonomía

“Venezuela es un país de paz que defiende su soberanía, su dignidad y la identidad nacional”, destacó el embajador de Venezuela en España, Julián Isaías Rodríguez, al referirse a la trascendencia de la adquisición de la flota.

Destacó que “éste es un acto de reafirmación de la soberanía y de la autonomía entre Estados independientes”, y recordó que Estados Unidos intentó evitar la firma del convenio entre Venezuela y España.

Al respecto, el presidente de la República, Hugo Chávez, agradeció "al Gobierno de España que llevó adelante este proyecto aún cuando el gobierno yanqui (Estados Unidos) presionó para que no se firmara el acuerdo”.

Recordó la necesidad de resguardar la soberanía del mar Caribe, “pues contamos con una de las reservas gasíferas más grandes el mundo”.

“El mar Caribe venezolano tiene una gran importancia para la geopolítica nacional e internacional”, dijo Chávez.

Submarino Sábalo a la vanguardia tecnológica

La preservación de la soberanía también incluye la custodia de las profundidades, con la reincorporación del submarino Sábalo a la flota naval.

El submarino fue totalmente reparado con 100% de mano de obra venezolana, en las instalaciones de la empresa estatal Diques y Astilleros Nacionales (Dianca), ubicada en estado Carabobo.

Esta empresa tiene más de cien años, y cuenta con 1.400 trabajadores.

El Sábalo, de tecnología alemana, forma parte de la Armada Venezolana desde 1976, y ha sido sometido tres veces a mantenimiento mayor. Los dos primeros, en Alemania; y el último, a partir de 2004 en Dianca.

Esta reparación es un salto tecnológico que coloca a Venezuela dentro de un grupo muy reducido y privilegiado de países capaces de realizar este tipo de trabajos.

El mantenimiento del submarino contempló trabajos de carena, reparación, sustitución de equipos y modernización.

Los trabajos permitieron mejoras de orden táctico para el rendimiento de la velocidad, mayor sigilosidad y prestación de sensores y sistema de control.

Un valor adicional es la transferencia tecnológica, la experiencia y el conocimiento adquirido.

En la reparación trabajó un equipo con alto nivel de especialización, 32 empresas y cooperativas nacionales, 11 empresas extranjeras, además de 121 efectivos de la Armada Bolivariana y Dianca.

Las inversiones en el área naval continúan, pues el presidente Chávez aprobó recursos por 15 millones de dólares para el mantenimiento mayor del submarino AB Caribe (S-32).

Una inversión que evidencia el compromiso de Venezuela para resguardar sus aguas, puerta de entrada a Suramérica y elemento integrador de la geopolítica regional. AVN

EA

Categoria: