Ser feliz protege de la enfermedad cardiaca, afirma una nueva investigación