Sindicato de CVG Venalum a Maduro: “No queremos pistola, queremos que nos paguen”

Ni les van a enseñar a discutir contratos ni les van a dar lecciones de cómo desarrollar el parque industrial de Guayana. Esa fue la respuesta de un grupo de dirigentes sindicales al presidente de la república, Nicolás Maduro, que este martes hizo un programa de televisión desde Alcasa presentando los resultados del “Gobierno de calle”.

El presidente del Sindicato de Profesionales de CVG Venalum (Sutrapuval), Manuel Díaz, calificó como un “triste espectáculo” la presencia de los ministros, la ignorancia con la que Maduro habló de Guayana y la nula respuesta a los problemas de desarrollo industrial de la región.

“Los trabajadores queremos en estos momentos inversión para las empresas, que ustedes mismos las quebraron, no vengan con ese cuentito de que los trabajadores fueron los que quebraron esas empresas, ¡las quebraron ustedes y han sido tan incapaces que no han podido ni recuperar el Guri!”, dijo el dirigente de CVG Venalum, la reductora que hasta el 2008 rompió récords de producción.

Díaz junto al secretario general del Sindicato de Trabajadores de CVG Alcasa (Sintralcasa), Henry Arias, desmostaron los atenuantes anunciados por Maduro.

En cuanto a la extrusora, los dirigentes alcasianos “celebran” la instalación de la planta inaugurada hasta cuatro veces en su primera fase. “Esa extrusora es la última vez que la prendemos. Necesitamos que trabaje y que comience a producir ¿Cómo es la cosa pues?”, dijo en referencia a que hasta ahora no ha comenzado su producción.

Arias lamentó la poca visión del Ejecutivo en cuanto al potencial de Guayana. “No es mostrar un ladrillito y ya, no hermano, ustedes no saben lo que tienen en las manos, ustedes no saben lo que es el parque industrial de Guayana, el parque industrial pesado”.

Es una paradoja, expuso el secretario general, que no haya suficiente aluminio primario para alimentar el laminador y la extrusora y que, aún con los recursos para colocar las 396 celdas activas (actualmente funciona el 30%) no haya ni la capacidad tecnológica ni la energía eléctrica para ello.

“En términos generales todos sabemos que ustedes no van a poder con Guayana. ¿Hasta cuándo van a arrastrar con esto? ¿Hasta cuándo los pañitos de agua tibia? No vale, pongamos estas empresas productivas. No sólo CVG Alcasa, tiene que meterle inversiones a Bauxilum”.

Armas no, paso sí

Sobre los contratos colectivos no hubo otra cosa más que asombro y burla. “¿Cuáles módulos vale? Si un módulo es sentarse en mesas de trabajo cambiar el nombre por módulos, ya tenemos nueve meses sentados discutiendo. Tenemos 14 años esperado porque se cancelen pasivos laborales”, respondió Arias.

El secretario general de Sintralcasa señaló que está claro que el Gobierno no tiene dinero para cumplir con los contratos y que está “entrampado”.

“Nosotros no queremos pistola, entiéndelo Nicolás, ya aquí tenemos nosotros en Alcasa, en las empresas, milicias y los más grandes robos han pasado estando las milicias aquí”, respondió en cuanto a la conformación de las milicias obreras.

Al respecto, Díaz recordó los “sabotajes” que el propio ministro de Industrias, Ricardo Menéndez, ordenó investigar. “¿Por qué no denuncia quiénes son los saboteadores? Porque es la misma gente tuya del PSUV la que cortó cable, que no les importa si estas plantas quiebran porque ellos se han pervertido, se han convertido en corruptos y no has querido atacar la corrupción”.

Díaz pide que la Guardia vaya a los barrios a proteger a la población y Arias dijo que sólo falta que se ordene que a cada trabajar se le dé un arma en el contrato colectivo.

“No queremos pistola, queremos que nos paguen nuestras utilidades, nuestros intereses, nuestra alícuota, nuestras prestaciones a tiempo, que cumplan con el contrato y, a cambio de eso, ¿sabe qué hacemos nosotros? Trabajamos para progresar, producimos para el país”.

El presidente de Sutrapuval cuestionó que la ministra del trabajo, María Cristina Iglesias, haya venido a Guayana a “pelar el diente” y no se haya reunido con los sindicatos.

Para quebrar la protesta

Los trabajadores y delegados Leomar Bottini (Alcasa), José Villazana y José Amezquita (Venalum) consideraron una “burla” la visita del presidente Nicolás Maduro al no referirse al problema estructural de Guayana y no mencionar el aumento de salario que los trabajadores esperan con la firma de los contratos colectivos.

Bottini señaló que no fue “nada positiva” la visita de Maduro a la región. Indicó que la aprobación de la segunda fase de la planta extrusora no será aprovechada si no se recupera la totalidad de las celdas instaladas, actualmente desactivadas en un 70 por ciento.

La dirigencia cree que las milicias obreras tienen como fin “quebrar” las conquistas laborales. Entre otros puntos convocaron a una asamblea general de trabajadores este viernes en el portón de CVG Venalum.

Fuente: Clavel A. Rangel Jiménez / http://www.correodelcaroni.com/index.php?option=com_content&view=article...

YU

Categoria: