La felicidad es más barata de lo que creíamos, según un nuevo estudio realizado en 132 países