Asocian obesidad y sedentarismo con enfermedad intestinal común