Aunque convaleciente la economía mundial continúa afectada por la crisis