El impacto del ganado en el medioambiente cambia al ritmo de sus eructos