EEUU y España, las nuevas piezas de la estrategia geopolítica cubana

Como en un juego de ajedrez, los peones pueden ser sacrificados para obtener un beneficio mayor. Cuba, un experto de la estrategia política, ha movido fichas para intentar ganar en la partida geopolítica de la región, optando por prescindir de una de sus fichas, Venezuela, a cambio de una reanudación de las relaciones bilaterales con los Estados Unidos.

“No es la primera vez que Cuba se aprovecha de otros países y los convierte en su tabla de salvación. En un principio, lo hizo con la Unión Soviética, luego con Venezuela y, ahora, lo hará con Estados Unidos”, apunta en exclusiva a Informe21 el portavoz del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL) y hermano del destacado opositor Oswaldo Payá, Carlos Payá, quien agrega que “el gobierno cubano es un desvergonzado que, ante sus propios intereses, traicionará a sus aliados sin ningún pudor”.

Sin embargo, la traición no sólo se vive fuera de las fronteras sino que, en opinión de Jesús Carrasco, presidente de DemoliberCuba, también se produce hacia sus ciudadanos. “Con la medida se ha concretado una vil traición al anhelo democrático del pueblo cubano dentro y fuera de la isla, haciendo que nuestra lucha se parezca a la del Quijote contra los molinos de viento”, apunta en exclusiva.

Carrasco explica que el acercamiento a Estados Unidos ha fortalecido, internacionalmente, la imagen de Cuba. Incluso, afirma que se trata de una estrategia política de Barack Obama que no responde a la posición o pensamiento del pueblo norteamericano. “Respondiendo a intereses comerciales, la medida se ha transformado en un triunfo para los Castro”, precisa el presidente de DemoliberCuba.

Al margen de los intereses comerciales, Payá asegura que se trata de una estrategia política cubana que se centra en su imagen exterior, pero que no conllevará al establecimiento de un mayor nivel democrático o de libertad en el país caribeño. “Como decía mi hermano, estas son medidas que forman parte del cambio-fraude que se realizan y donde no está presente la participación del pueblo cubano”.

Para el portavoz del Movimiento Cristiano de Liberación, un verdadero cambio en Cuba se consolidaría de tomarse otras iniciativas como, por ejemplo, “escuchando a los 11.000 ciudadanos que firmaron, en 2002, a favor del Proyecto Valera y no por medio de estas medidas que sólo sirven para promover el fraude continuista”, puntualiza.

De ahí que Payá recuerde un conocido chiste cubano: “En Estados Unidos es el único país en el que se puede ir a la Casa Blanca y decir todo lo que se piensa sobre Obama. Cuba es el único país donde se puede ir a Palacio Presidencial y decir todo lo que se piensa sobre Obama… Ahora, sin embargo, ni sobre el presidente norteamericano se podrá opinar…”.

La madre patria
Una pieza que aún no termina de jugar su rol en el tablero geopolítico cubano es España. La visita a la isla del Ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, ha dejado grandes acertijos: el primero, la ausencia de cualquier gesto por aproximarse o de mantener un encuentro con grupos opositores; el segundo, que el presidente Raúl Castro no recibiera personalmente al Ministro; y tercero, la ausencia de declaraciones que expliquen los objetivos de dicha visita.

El presidente de DemoliberCuba plantea algunas posibles respuestas. “La visita responde tristemente a intereses económicos de España. En cuanto a la ausencia de Raúl Castro en la recepción del Ministro, se entiende que el presidente cubano ya preveía su siguiente paso con Estados Unidos y lo consideró su labor prioritaria”, evalúa.

Carrasco es uno de los cinco representantes que, durante esta semana, han difundido un comunicado conjunto entre organizaciones cubanas y venezolanas para exigir transparencia en relación con esta visita. En especial, ante el escenario político que atraviesa España y en donde el partido político Podemos se presenta como una vertiente del pensamiento castro comunista en Europa.

En cuanto a Podemos, Carrasco resume su opinión en una anécdota histórica: “Fidel Castro dijo que ‘estamos a un paso más de la izquierda y de la derecha, esta es una revolución humanista’; una frase que recientemente he escuchado, y con gran similitud, en discursos del partido político Podemos”.

Image

@JosePuglisi para Informe21

Categoria: