El documento de Barack que aterra a Nicolás Maduro

Barack Obama le estampó su sello en febrero. El día 6, exactamente. Lo firmó luego de una introducción donde jura que Estados Unidos liderará con fuerza un orden de respeto a las reglas, seguridad y prosperidad. Incluso fuera de sus fronteras. Hasta de forma unilateral.

Ese documento, publicado oficialmente por la Casa Blanca, puso en alerta al gobierno de Nicolás Maduro. El Reporte sobre las Estrategias para la Seguridad Nacional es una obligación anual para los presidentes de EEUU. Pero esos textos se han quedado en el tintero en los últimos tiempos. Obama, por ejemplo, solo ha presentado dos en sus seis años de gestión. Publicó el primero en 2010 y el último hace apenas un mes.

El documento de este año es una oda a la supremacía estadounidense. En lo diplomático y lo económico… también en lo militar. Es un monumento al deseo norteamericano de liderar el fortalecimiento y la estabilidad democrática en el mundo. El gran policía amparado por su teoría del Gran Garrote -negocio contigo, con mi fuerza militar como testigo disuasivo-.

Son 29 páginas donde la administración Obama expone en cuatro capítulos sus postulados de Seguridad, Prosperidad, Valores y el Orden Internacional que EEUU desea preservar. No solo para ellos: para todos. Y en su último capítulo, justo en el último párrafo, hay una mención específica de Venezuela. El terror ha hecho metástasis en los huesos de la revolución por un texto firmado en el Salón Oval.

Capítulo de seguridad

“Poderío militar sin rival”

La administración Obama clama que el liderazgo de Estados Unidos “es una fuerza global para el bien”. Se fundamenta en sus intereses nacionales: “la seguridad de EEUU; sus ciudadanos, aliados y socios; una fuerte e innovadora economía; respeto por los valores universales tanto en casa como alrededor del mundo; y un orden”.

“Lideraremos con fuerza. Nuestro poderío militar no tiene rival. No obstante, la condición extraordinaria de los estadounidenses no está fundada solamente en la fortaleza de nuestras armas y economía”.

“Lideraremos con todos los instrumentos de poder de EEUU. Nuestras fuerzas militares permanecerán listas para defender nuestros intereses nacionales mientras proveen una ventaja esencial para nuestra diplomacia. El uso de la fuerza no es, sin embargo, la única herramienta a nuestra disposición. Nuestra primera línea de acción es la diplomacia de ojos abiertos”.

“El gobierno de Estados Unidos no tiene responsabilidad más grande que la de proteger al pueblo estadounidense. Nuestra obligación no termina en nuestras fronteras”.

La defensa nacional

Acción unilateral, si es necesaria

La Casa Blanca reconoce que las fuerzas militares “son la piedra fundacional de nuestra seguridad nacional”. Advierte que ellas permanecerán listas para “enfrentar y derrotar amenazas”.

“Las fuerzas militares están posicionadas globalmente para proteger a nuestros ciudadanos e intereses, preservar la estabilidad regional, brindar asistencia humanitaria y alivio ante desastres naturales, y construir la capacidad de nuestros socios para enfrentar retos de seguridad”
“Si la disuasión falla, las fuerzas militares de EEUU estarán listas para proyectar su poder globalmente a fin de derrotar y neutralizar agresiones en múltiples escenarios”.

“Seremos selectivos en el uso de la fuerza. Ella no debería ser nuestra primera opción, pero será a veces la elección necesaria. Los Estados Unidos usará su fuerza militar, unilateralmente si es necesario, cuando nuestros intereses perdurables lo demanden: cuando nuestro pueblo esté amenazado; cuando nuestro sustento esté en riesgo; y cuando la seguridad de nuestros aliados peligre”.

Orden internacional

Democracia venezolana, en riesgo

En tan solo un par de líneas, en el último párrafo del capítulo final del reporte de Obama sobre seguridad nacional, se nombra a Venezuela.
“Nos colocamos de lado de los ciudadanos de países donde el ejercicio total de la democracia se encuentra en riesgo, como Venezuela. Aunque solo pocos países de la región permanecen atrapados en debates de ideologías viejas, seguiremos trabajando con todos los gobiernos interesados en cooperar con nosotros en formas prácticas para reforzar los principios enumerados en la Carta Democrática Interamericana”.

El ABC de las sanciones

Boicot económico focalizado

Obama no solo no descarta sanciones económicas contra los “transgresores” de los derechos humanos, sino que las abraza como una solución idónea para obligarlos a refrenarse. Bien sea en coalición o como pases de factura unilaterales.

“Las sanciones económicas focalizadas permanecen como una herramienta efectiva para imponer costos en aquellos actores responsables de agresiones militares, enriquecimiento ilícito y violencia no provocada que amenace las reglas internacionales y la paz que deberían preservar”.
“Nuestras sanciones continuarán siendo cuidadosamente diseñadas para afectar objetivos claros, mientras se minimiza cualquier consecuencia involuntaria para otros actores económicos, la economía global y la población de civiles”.

El “escudo” de Maduro

El presidente Nicolás Maduro respondió un día después de publicado al documento de seguridad nacional de Barack Obama. El calendario marcaba el 7 de febrero pasado. Tildó el texto, en cadena nacional de radio y televisión, de “muy peligroso”.

“Se está dejando engañar por informes manipulados”, dijo, antes de revelar que convocaría a la Unasur y la Celac para cerrar filas ante el documento. Tales reuniones efectivamente ocurrieron.

“Es una orden directa para que se enloquezcan los grupos (radicales violentos) y se lancen a derrocar al Gobierno”. Maduro dijo que no sería otro Pinochet. Para eso, juró, levantaría un “escudo protector” con los países de la región.

Fuente: LaVerdad

PS

Categoria: