Hollande acelera su agenda europea ante la crisis

Por eso, pocas horas después de que el próximo martes asuma el cargo, viajará a Berlín para cenar con la canciller, que multiplica los mensajes de advertencia sobre los peligros de desviarse de la senda de la austeridad presupuestaria.

Antes de ese encuentro crucial, Hollande recibió en su cuartel general de campaña a Juncker, un día después de que se entrevistara con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

El portavoz de Hollande, Pierre Moscovici, aseguró que el encuentro, de más de una hora de duración, fue cordial, y definió a Juncker como una figura "útil" para modificar la estrategia de crecimiento de Europa.

Sin embargo, la posición de Juncker en los últimos días ha aparecido más cercana a la de Merkel que a la que propugna Hollande.

Una vez instalado en el Elíseo, el presidente socialista tiene previsto desvelar sus propuestas en un memorándum que enviará al resto de los líderes europeos, tal y como adelantó ayer, miércoles, a Van Rompuy.

Hollande participará posteriormente en la cumbre informal de jefes de Estado y Gobierno que el presidente del Consejo convocó para el próximo día 23.

El campo de Hollande se obstina en negar que vayan a entablar un pulso con Merkel, aunque reconocen "desacuerdos" con la canciller.

El responsable económico de su campaña, Michel Sapin, presentido como futuro ministro de Economía, indicó hoy en la televisión "BFMTV" que la posición de Merkel ha cambiado y señaló que "hay que encontrar un terreno de entendimiento" entre ambas posturas.

Pero negó que Hollande busque el crecimiento a crédito, en contra de lo que dejó entrever la canciller.

"Sabemos que si tratamos de relanzar el crecimiento a costa de elevar la deuda, nos estrellamos. Pero si nos fiamos sólo de la austeridad, también nos estrellamos. Por eso hay que encontrar una vía alternativa", dijo Sapin.

El diputado justificó el viaje a Berlín con la "importancia que la relación franco-alemana tiene para Europa", pero señaló que la construcción europea no funcionará "si no se comparten las decisiones con el resto de los líderes".

"Alemania no es la superpotencia de Europa, es un socio muy importante, imprescindible, pero hay que contar con los demás", afirmó Sapin, quien señaló que Hollande "buscará poner a Europa en el buen camino".

El responsable económico del programa de Hollande señaló que las posturas han cambiado desde la elección del candidato socialista y que los líderes europeos tendrán que pronunciarse sobre el tipo de tratado que quieren.

Sapin indicó que la negociación con Merkel "no debe ser una fachada", sino que "tiene que tener efectos tangibles en el estímulo al crecimiento, que ahora es muy débil en Europa, y la creación de empleo".

El presidente electo parece avanzar más rápido y de forma más transparente en su agenda internacional que en la doméstica.

La crisis griega y los problemas con la banca española han centrado su atención en los asuntos europeos, más mediatizados que los nacionales, que han quedado en un segundo plano.

Pero es de suponer que las piezas de su Ejecutivo están completándose, con vistas a entrar en función el mismo martes.

El Gobierno saliente, dirigido por François Fillon, dejó el camino expedito al presentar su dimisión, un acto simbólico que le sitúa en funciones hasta que llegue el relevo.

Fillón, de 58 años, se ha convertido en el primer ministro más longevo por detrás de Georges Pompidou.

El primer ministro en funciones también aparece como uno de los candidatos a dirigir al partido conservador UMP, del presidente saliente, Nicolas Sarkozy. EFE

Categoria: