La amenaza de Facebook se llama Diaspora, la nueva red social bastante opuesta