La genética y los factores socioeconómicos influyen en el comportamiento psicópata