Mejorar el crédito y el capital, el reto de la banca de América Latina tras la crisis