Hollande dice que su victoria es un "cambio para Europa"

Hollande, acompañado de su pareja, Valérie Trierweiler, había llegado desde el aeropuerto de Le Bourget procedente de Tulle, en el centro-sur de Francia, donde había conocido su victoria frente al presidente saliente, el conservador Nicolas Sarkozy.

Hacía horas que miles de personas celebraban en la Bastilla, lugar preferido por la izquierda francesa para celebrar sus momentos de victoria, la llegada al poder de Hollande quien, a falta de datos oficiales definitivos, ganó por un margen de unos cuatro puntos a Sarkozy.

"Os lo agradezco, pueblo de Francia, por haberme permitido convertirme en presidente de la República", dijo un Hollande con la voz rota por el esfuerzo de los últimos días y ante una multitud que coreaba su nombre y agitaba banderas de Francia.

Hollande mostró su "orgullo" de poder celebrar la victoria en el mismo lugar en el que, hace 31 años, miles de otros franceses se felicitaban de la victoria del único presidente de izquierdas que ha tenido la V República Francesa, el socialista François Mitterrand, su mentor político.

"Quiero pediros que no os desmovilicéis, hay mucho que hacer en los meses próximos, hay que dar una mayoría al presidente de la República", les pidió Hollande en referencia a la inmediata y próxima cita electoral, la de las elecciones legislativas de junio.

"Soy el presidente de la juventud de Francia", proclamó Hollande, quien aseguró querer ser "el presidente de todos los que se enorgullecen" de ser ciudadanos franceses.

"Llevad lejos este mensaje y acordaos siempre de esta reunión de la Bastilla", dijo Hollande antes de retirarse del escenario levantado en la histórica plaza, símbolo de la República por serlo además de la Revolución Francesa y la toma de la fortaleza que allí se erigía en 1789. EFE

Categoria: