5 recetas de sopas que puedes hacer en pocos minutos

1. Sopa de frijoles negros y tortilla

Si tienes en la cocina sobras de pollo asado, maíz congelado o enlatado, y frijoles negros enlatados, tienes todo para preparar una sabrosa sopa de frijoles negros y tortilla. Cocina esos tres ingredientes a fuego lento en caldo de pollo (puede ser enlatado o en cubos), rocía un poco de jugo de limón, espolvorea con hojuelas de maíz trituradas y ya está lista.

2. Sopa cremosa de verduras

Aunque una sopa vichyssoise puede sonar muy lujosa, confía en nosotras, porque no lo es. Se trata sólo de patatas y puerros cocidos a fuego lento en agua, hechos puré y enfriado. Lo mejor es que lo puedes hacer con casi cualquier tipo de verduras, no enfriarlo, y servirlo caliente como una sopa cremosa de verduras.

Utiliza brócoli con una papa, calabaza y cebolla, o una mezcla variada de verduras, y cocínalas a fuego lento en suficiente agua con sal que apenas las cubra, hasta que estén suaves y tiernas, y utiliza una batidora de inmersión para hacer un puré en la olla.

3. Potaje de frijoles blancos

Vacía una o más latas de sopa de frijoles blancos en una olla y mezcla con la batidora. Añade otra lata o menos de frijoles blancos enteros, suficiente agua con sal o caldo para diluir la mezcla hasta obtener una consistencia de sopa, y ya tienes la base. Agrégale sabor y color añadiendo una lata de tomates guisados, algunas hierbas frescas o secas, o unos trocitos de jamón ahumado.

4. Sopa de huevo

Bate unos cuantos huevos y rocíalos gradualmente en caldo cocinándose a fuego lento, y cocina hasta que el huevo cuaje. ¡Eso es todo! Si quieres añadirle un poco de consistencia a tu sopa de huevo agrega pollo desmenuzado, tiras de jamón, guisantes congelados, o incluso una saludable porción de sobras de arroz frito.

5. Minestrone rápido

Consigue tantas verduras precortadas como puedas, ya sea todo crudo o todo cocinado, y cocínalos juntos a fuego lento - si utilizas ingredientes crudos, necesitarás cocinarlos (en agua ligeramente salada o caldo de cualquier tipo) hasta que estén tiernos. Piensa más allá de las cebollas, las zanahorias, el apio y el repollo, e incluye guisantes, garbanzos, calabacín… ¡tu imaginación es el límite! Y si tienes sobras de pasta o arroz, añádelos durante los últimos minutos a tu minestrone rápido.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: El Gran Chef

AJV

Categoria: