Algo diferente: Huevos Benedictinos en salsa holandesa

Algo diferente: Huevos Benedictinos en salsa holandesa

Los huevos benedictinos es una receta sencilla así que podía hacerla junto con alguna un poco más complicada que llevara un poco más de tiempo para aprovechar el día. Eso pensé sin saber la lección que me iba a dar este plato. No les diré que los huevos pochados son fáciles de preparar para que queden perfectos, tienen cierto nivel de dificultad, pero los he hecho varias veces y siempre he logrado un resultado bastante decente para una persona que no es cocinera en realidad.

Ingredientes:

2 cebollines
½ taza de espinaca
1 lonja de jamón ahumado
1 rebanada de pan
2 huevos
Aceite de oliva
Ciboulette para servir

Para la holandesa:

100 gramos de mantequilla
2 yemas de huevo
1 cucharadita de mostaza
½ cucharadita de jugo de limón
Sal y pimienta al gusto
Preparación de los huevos benedictinos:

Cortar el cebollín en tiras gruesas y saltéalas en un sartén con aceite de oliva. Cuando estén suaves añade la espinaca, sazona con sal y pimiento, cocina por un minute y retira del fuego.

En una olla pequeña derrite la mantequilla. En un bowl en baño María bate las yemas de huevo con la mostaza y el limón, constante pero suavemente para evitar que se corte. Añade la mantequilla poco a poco mientras sigues batiendo y agrega un poco de agua si la quieres más suelta. Apaga el fuego y mantén la salsa ahí misma removiendo cada cierto tiempo para que no se endurezca.

Mientras calientas el agua en una olla para cocinar los huevos, pon el pan a tostar. Agrega un chorrito de vinagre blanco.
Cuando el agua esté a punto de hervir abre un huevo sobre un colador pequeño para descartar el exceso de clara. Con un cucharón remueve el agua de la olla en forma circular y con cuidado agrega el huevo. El mismo movimiento del agua ayuda al huevo a formarse.

Cocina durante dos minutos y con cuidado retíralo del agua. Les juro que esta es la técnica aunque mis fotos demuestren lo contrario. Si no sale a la primera o a la segunda no se preocupen, ya saldrá.

Otra forma de prepararlos es colocando un bolsita tipo Ziploc o papel envoplast en una taza. Rompe el huevo directamente dentro de la taza y con el plástico sobrante amarras un nudo de manera que no quede nada de aire adentro. Metes la bolsita en el agua y cocinas de dos a tres minutos. Repetir con el segundo huevo. Y mientras sale perfecto: disfruten. Les prometo que les quedará rico igual.

Sirve la tostada, la lonja de jamón, la mezcla de espinaca y cebollín y los huevos. Báñalos con la salsa holandesa y disfruta inmediatamente.

No olvides consultar nuestra sección especial de Recetas para completar el menú.

Fuente: Cocina y Vino

AM

Categoria: