Aprende cómo preparar tu propia salsa de tomate casera

Aprende cómo preparar tu propia salsa de tomate casera

La salsa de tomate casera hoy es una receta en desuso, que ha quedado de lado en la cocina tradicional del hogar por falta de tiempo de las amas de casa, o de los encargados de la preparación de la comida familiar, existiendo en la actualidad poca gente que prepara su propia salsa de tomate o tomate frito casero, para acompañar sus comidas.

Se trata de una receta que lleva algo de tiempo en hacerse pero que, tras su preparación, puede embotellarse y conservarse por meses congelada.

Para preparar esta salsa, necesitaremos muy pocos ingredientes, que pueden ser sustituidos o complementados con algunos otros a tu gusto para variar su sabor.

Al ser muy fácil de hacer, aunque no tan rápida, puedes ocuparte en otras cosas mientras culmina su proceso de cocción. No es necesario llevar constante seguimiento de la preparación. Y al final, obtendremos nuestra propia salsa de tomate casera, deliciosa y que nada tiene que envidiar a la comercial.

Ingredientes

• 2kg de tomate triturado o 2 kg de tomates
• 1 cebolla
• 2 dientes de ajo
• 1 pimiento verde
• 1 cucharada de pimentón dulce
• 1 pizca de azúcar
• sal y pimienta
• aceite de oliva

Preparación

1.- En una cazuela alta u olla, ponemos a calentar a fuego suave un chorrito de aceite de oliva. Añadimos la cebolla, el pimiento verde y el ajo bien picados. Salpimentamos y cocinamos ambos ingredientes durante unos 10 minutos, removiendo con frecuencia.

2.- Cuando la cebolla esté transparente y blanda, añadimos el tomate triturado. Puedes añadir también 2kg de tomates, pelados y sin pepitas pero, para agilizar y facilitar un poco la receta, es recomendable hacerlo con tomate triturado. Si lo haces con tomates enteros, se debe cocinar otros 20 minutos antes de seguir con el siguiente paso.

3.- Si lo hacemos con tomate triturado, directamente añadimos la cucharada de pimentón, la pizca de azúcar, para eliminar el exceso de acidez del tomate, y alguna otra especia a tu gusto (tomillo, romero, orégano, albahaca, perejil, una hoja de laurel….). Tapamos y cocinamos a fuego suave alrededor de una hora.

4.- Pasado el tiempo, cuando la salsa haya espesado se pueda percibir la concentración de sabores, se procede a rectificar la sal. Finalmente, si no quieres encontrarte pedacitos de verdura, puedes triturarlo todo. Si no, puedes dejarlo así, tal y como está.

Para conservarla se debe dejar enfriar y embotellar en frascos de vidrio, previamente hervidos, tapar y congelar.

Fuente: Cocina casera y facil

RA

Categoria: