Skip to main content
Buñuelos de bacalao: Con todos los trucos para queden muy crujientes

Buñuelos de bacalao: Con todos los trucos para queden muy crujientes

Según cuenta una leyenda, el origen de los buñuelos de bacalao se remonta al siglo XIII, cuando el Rey Fernando III sitió la ciudad de Sevilla y ello provocó una escasez de alimentos. Los sitiados echaron mano a unos cargamentos de bacalao y harina almacenados en el puerto. Aderezaron el pescado con el resto de ingredientes y lo sirvieron. El resultado sirvió de alimentación a la hambrienta población y pasó ser parte del recetario tradicional.

Sea o no cierta la anterior historia, esta es una receta realmente deliciosa que está igual de buena tanto para picotear como para servir de segundo plato acompañada de una buena ensalada verde.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Bacalao desalado400 g
  • Perejil fresco un manojo
  • Diente de ajo2
  • Harina de trigo200 g
  • Huevos grandes3
  • Mantequilla150 g
  • Agua300 ml
  • Levadura química cucharadita de postre1
  • Aceite de oliva virgen extra para freír
  • Sal

Instrucciones 

Empezamos dando un hervor al bacalao, después lo colamos, le quitamos la piel y las espinas y lo reservamos. Ponemos a fuego medio una cazuela con el agua y la mantequilla. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y echamos la harina tamizada con la levadura de golpe. Llevamos de nuevo al fuego y removemos con una cuchara de madera hasta conseguir una masa homogénea y sin grumos, que se despegue de las paredes.

Retiramos la cazuela del fuego y dejamos templar. Añadimos los huevos de uno en uno, removiendo bien después de agregar cada uno, de modo que hasta que no esté integrado el primero no añadiremos el segundo. Nos quedará una masa de buñuelos de viento espesa, brillante y cremosa. Desmigamos el bacalao, picamos menudo el perejil y los ajos y lo añadimos todo a la masa. Removemos y dejamos enfriar en la nevera una hora como mínimo.

Pasado este tiempo, calentamos aceite en cantidad suficiente en una sartén. Con la ayuda de dos cucharitas, formamos los buñuelos y los vamos friendo poco a poco. A medida que los sacamos del aceite, los vamos depositando sobre un plato cubierto con papel de cocina, para que absorba el aceite sobrante, directoalpaladar recomienda servir calientes. YS (Foto: Wikipedia)