Churros de sabores exóticos para entrar en calor

Churros de sabores exóticos para entrar en calor

Como el frío aún se extiende por un buen rato y obliga a buscar aquello que calienta el cuerpo, y si es dulce mejor, los churros son una excelente opción. Mucho más si se les da un toque de sabor diferente. La receta tradicional es ampliamente conocida, pero estas singulares preparaciones serán la nota exótica que coloreará la mesa.

De cambur

Ingredientes

3 tazas de aceite
1 taza de harina
2 cucharaditas de polvo de hornear
2 cucharadas de azúcar glas
1/4 cucharadita de sal
3/4 taza de suero de leche
1 huevo
3 cambures, triturados y bañados con una cucharadita de jugo de limón
3 cucharadas de melaza o miel
2 cucharaditas de canela molida

Preparación

Calentar el aceite en una olla profunda.
Tamizar la harina, el polvo de hornear, el azúcar glas y la sal.
Mezclar el suero de leche y el huevo y echarlos a los ingredientes secos.
Con movimiento envolvente, incorporar el puré de cambur hasta lograr una papilla espesa. Si está muy compacta, verter más suero de leche.
Echar una cucharada de harina por vez e ir removiendo hasta tener la masa.
Con dos cucharaditas, darle forma a los churros y llevarlos a freír por lotes pequeños.
Cuando estén doraditos, escurrirlos sobre papel absorbente.
Combinar el azúcar, la melaza y la canela y cubrir los churros calientes.

De red velvet

Ingredientes

1 2/3 tazas de agua
2 1/4 tazas de harina
1 cucharada de cacao en polvo
1 pizca de sal
2 cucharadas de levadura seca
3 huevos
Colorante de remolacha o colorante rojo, al gusto
2 tazas de aceite
1 taza de azúcar para espolvorear
Queso crema mezclado con azúcar glas y vainilla, al gusto, para el relleno
Chocolate blanco derretido para acompañar (opcional)

Preparación

Calentar el agua en una olla a fuego medio. Agregar la harina, el cacao, la sal y la levadura seca. Mezclar y cocinar por cinco minutos, removiendo todo el tiempo, hasta obtener una pasta homogénea.
Llevar la masa a un bol, añadir los huevos y el colorante rojo y batir, a mano o con batidora eléctrica, por aproximadamente siete minutos.
Cuando todo esté integrado, rellenar una manga pastelera de pico grande con la pasta.
Calentar el aceite a fuego medio, formar un churro y freír durante tres minutos. Colocarlo en un plato con papel absorbente, para retirar el exceso de grasa y, utilizando un pitillo, hacer agujero en el medio para el relleno. Aún caliente, sumergirlo en un plato lleno de azúcar.
Preparar otra manga pastelera, con punta redonda y fina, con la mezcla de queso crema y rellenar los churros.
Si se desea, cubrirlos con chocolate blanco derretido.

Fuente: Cocina y Vino

OS

Categoria: