¿Cómo sustituir los huevos en las recetas?

¿Cómo sustituir los huevos en las recetas?

Los huevos son uno de los ingredientes más utilizados en el ámbito culinario. No solo son una fuente de proteínas, sino que además son capaces de aportar textura y sabor. Tanto en las recetas de repostería como en las saladas, resultan un habitual. Sin embargo, hay gente que presenta alergia a este alimento. Por ello, vamos a enseñarte como sustituir los huevos en las recetas.

Razones para reemplazar los huevos en las recetas

Puede que tengas que sustituir los huevos en las recetas por problemas digestivos asociados a los mismos, así como por algún proceso de alergia. Las personas que presentan una reacción autoinmune asociada a la ingesta de dicho ingredientes pueden llegar a desarrollar un shock anafiláctico, poniendo en riesgo su salud.

En paralelo, hay personas que experimentan problemas de digestión, hinchazón o pesadez tras el consumo de huevos. Esto se debe a que un aporte elevado de proteínas incrementa la producción de gas en el intestino, lo que genera incomodidad.

Lo recomendable, en estos casos, sería nivelar la ingesta proteica diaria para no tener que suprimir estos alimentos. Otra opción es realizar un tratamiento para la microbiota basado en la suplementación con probióticos.

¿Por qué se utilizan los huevos en las recetas?

El uso de huevos en las recetas responde a dos necesidades. La primera de ellas es la capacidad de este alimento de mejorar la textura de las preparaciones, así como de aportar untuosidad.

La segunda tiene motivos nutricionales y es que el huevo ofrece proteínas de alto valor biológico y una significativa dosis de vitamina D. Dicho nutriente es capaz de ayudar en la prevención del desarrollo de ciertas patologías, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Annual Review of Medicine.

Por otra parte, no debemos olvidar que el huevo contiene en su interior ciertos lípidos necesarios para el funcionamiento del organismo. A pesar de que estos son de tipo saturado, en la actualidad se ha demostrado que su consumo no conlleva peligros para la salud, tal y como se creía en otras épocas.

Desde el punto de vista de las características organolépticas, cabe destacar que el huevo es capaz de actuar como aglutinante, ayudando a combinar ingredientes y a asegurar que estos permanezcan unidos. También es capaz de generar una estructura esponjosa cuando la preparación se somete al horneado.

Sustitutos para los huevos en las recetas

A continuación te vamos a explicar cuáles son los principales sustitutos de los huevos en las recetas.

Puré de manzana

Con este ingrediente conseguirás compactar el resto de los elementos que configuran una receta. También aportarás humedad, aunque has de tener en cuenta que el resultado final será notablemente menos esponjoso.

Sustituir los huevos con puré de plátano

Supone una solución similar al caso anterior, aunque quizás el resultado final tendrá un dulce más notorio. Se trata de un sustituto óptimo para las recetas de repostería.

Ten en cuenta que debes de utilizar un cuarto de taza de dicho puré para reemplazar a un huevo. Su preparación es muy sencilla; solo tendrás que triturar los plátanos hasta formar una pasta densa.

Yogur

El yogur consigue aportar humedad a las preparaciones, un toque de sabor y agradable textura. Además, se trata de un elemento que también contiene proteínas de elevado valor biológico, al tiempo que micronutrientes y lípidos saturados.

Es importante que utilices uno natural y sin azúcar, para no alterar el valor nutricional de la preparación resultante. Por cada huevo emplea 60 gramos de yogur.

mejorconsalud.

YS

Categoria: