Deliciosa tarta de galletas Oreo y chocolate blanco (Sin horno)

Deliciosa tarta de galletas Oreo y chocolate blanco (Sin horno)

Esta tarta de galletas Oreo y chocolate blanco es una combinación que gusta a todos. Los pequeños se volverán locos con su sabor a una Oreo gigante, y a los mayores les encantará la textura suave y fundente de su mousse principal de chocolate y mascarpone.

Si están cansados de postres, guarda esta tarta para dentro de una temporada, seguro que algún que otro día les entrará el antojo y sin duda sucumbirán a ella.

Ingredientes

(Para 4 personas)

• 115 gr de Galletas Oreo sin el relleno (para la base)
• 50 gr de Mantequilla (para la base)
• 200 gr Chocolate blanco de repostería (para la base)
• 100 ml de Nata líquida para montar (para el relleno)
• 125 gr de Queso mascarpone (para el relleno)
• 6 gr de Gelatina en láminas (para el relleno)
• 250 gr de Frambuesas (para el relleno)

Preparación:

1.- Comenzaremos retirando el relleno de las galletas Oreo hasta juntar los 115 gramos de galletas. Echamos estas en un robot picador, o las trituramos finas con un rodillo de cocina dentro de una bolsa de congelación, le añadimos la mantequilla derretida y formamos una pasta con la que forraremos la base de un aro de pastelería de unos 16 centímetros de diámetro, puesto sobre una bandeja forrada con papel de horno. Refrigeramos.

2.- Para la mousse ponemos en un bol con abundante agua fría las hojas de gelatina a hidratar durante 10 minutos. En un bol echamos el chocolate picado y lo derretimos con cuidado al baño maría o en el microondas. Reservamos.

3.- Ponemos un cazo y calentamos la nata hasta que comience a hervir, retiramos del fuego y añadimos las hojas de gelatina escurridas, vertemos en tres veces, removiendo con una espátula de silicona, sobre el chocolate blanco fundido, hasta lograr una ganache lisa y brillante.

4.- Le añadimos suavemente el queso mascarpone a temperatura ambiente, y rellenamos el aro para formar la tarta. Dejamos refrigerar durante cinco horas antes de desmoldar. Decoramos con frambuesas frescas.

La tarta de galletas Oreo y chocolate blanco es uno de esos pasteles que siempre son bienvenidos en cualquier casa. Además, al ser sin horno, resulta perfecta como opción dulce para aquellos que no disponen de él.

Fuente: Directo al Paladar

RA

Categoria: