El mundo entero se queda sin Champagne… ¿y ahora qué hacemos?

El mundo entero se queda sin Champagne… ¿y ahora qué hacemos?

Los viñedos de Champagne han comenzado a encender una alarma roja. Célebres y exquisitos, estos paisajes de la emblemática área francesa, famosa mundialmente por su selecto espumante, están provocando auténticos quebraderos de cabeza para los productores.

¿El motivo? El 70% de la cosecha ha resultado devastada por causa de un clima extremadamente frío e inusual en la zona. En Côte des Bar, donde se encuentran un cuarto de los viñedos de Champagne, las heladas llegaron tardías y sus efectos resultan letales.

En otras áreas emblemáticas, como las del departamento de Aube, las cosechas fueron arrasadas por tormentas de granizo y una epidemia de moho, que invadió gran parte de la región ( el 99% de las plantaciones se vio afectado).

Esta situación inusitada, que no tenía parangón alguno desde hace más de 40 años (cuando otra similar aconteció en Francia) ha despertado la inquietud de publicaciones especializadas, como la prestigiosa revista Decanter.

En un extenso artículo, el enólogo Jean Pierre Fleury ha explicado que perdió el 70% de su cosecha por el clima frío y seco. También su par Olivier Horiot, residente en la zona de Les Riceys, quien calculó una cosecha de 10.700 kilos por hectárea para julio y solo obtuvo entre 2500 y 3000.

En Francia se consume la mitad de la producción mundial de champagne. El granizo, el frío y las epidemias de moho se han encargado de genera r la peor cosecha en cuatro décadas. Todavía es imposible cuantificar los daños económicos por la pérdida de uvas en los viñedos, pero el coste será muy alto.

En 2012 hubo un escenario bastante similar, aunque con menos impacto que ahora, En ese momento, la excesiva humedad y el intenso granizo también arrasaron los cultivos.

Apenas surge un consuelo: los productores aseguran poseer una reserva para al menos cumplir con las demandas de este año. Pero si el clima se mantiene en las temporadas siguientes, la situación se tornaría extrema.

El champagne requiere fermentar durante 15 meses en botella, y esta mala cosecha podrá afectar directamente lo que viene a continuación.

Dicen que cuando alguien sale a aclarar ciertas situaciones, oscurece... Y si pide tranquilidad, es mejor preocuparse aún más. Es lo que ha ocurrido por estas horas, cuando Jean Marie Barillère, presidente de la Unión des Maisons de Champagne (el sindicato que agrupa a los productores), pidió calma y no entrar en pánico ante la situación.

Por las condiciones climáticas y la epidemia de moho, el resultado promedio actual de la cosecha en toda la región es de 2.500 kilos de uva por hectárea, muy por debajo de los casi 11.000 kilos en épocas y condiciones normales.

Charles Philipponnat, general Manager en Champagne Philipponnat, ha admitido que para cumplir con los rendimientos de 2016, los cultivadores tendrán que "hurgar mucho en sus reservas".

Magiste, una agencia que monitorea una gran selección de los cultivadores de viñedos, ha confirmado que e l 99% de los viñedos supervisados estaban en la actualidad podridos por el moho.

A finales de julio la situación no era tan complicada, pero se agudizó muy rápidamente este mes. El 34% de los viñedos registra pérdidas de más del 10% en el rendimiento debido al moho, y en el 4% de los viñedos más de la mitad de la cosecha se ha visto afectada, ha indicado la empresa.

Fuente: Vinetur

EA

Categoria: