Las 9 mermeladas caseras más deliciosas que puedes preparar

Las 9 mermeladas caseras más deliciosas que puedes preparar

Sé que hacer mermelada casera no es para todas; requiere tiempo y paciencia, y en el ritmo frenético de nuestras vidas puede parecer casi un lujo, especialmente cuando tomar un frasco de mermelada del estante del supermercado es tan fácil y económico.

Pero si eres de las que aman la comida casera, te gusta la cocina y dispones de una tarde libre en la que tienes ganas de cocinar, ¡aprovecha a preparar y probar las mermeladas caseras más deliciosas!

1. Mermelada de fresas

Quizás la más fácil de conseguir en el supermercado y, a la vez, una de las más deliciosas de preparar en casa es la mermelada de fresas. ¡Y la más fácil, por supuesto!

2. Mermelada de cítricos

Si te gustan los cítricos, te encantará esta mermelada de cítricos. Aquí la preparamos con naranjas y mandarinas, pero puedes sustituirlas por tus cítricos preferidos.

Ingredientes:

3 naranjas
2 mandarinas
400 ml de jugo de naranja
7 gr de gelatina sin sabor
Edulcorante apto para cocinar, al gusto

Preparación:

- Lo primero a hacer es esterilizar los frascos de vidrio. Para ello los sumergimos con sus tapas en una olla grande con agua y dejamos hervir durante 10 minutos. Los retiras con una pinza y los colocas boca abajo sobre un lienzo limpio para que se escurran. Colócalos luego en una bandeja en el horno precalentado a temperatura mínima (unos 120°C) durante 15 minutos.

- Corta las frutas con sus cáscaras en trozos muy pequeños, eliminando las semillas.

- Coloca la fruta picada en una cacerola con el jugo de naranja. Cocina a fuego moderado, revolviendo de vez en cuando con una cuchara de madera hasta que el líquido evapore.

- Añade la gelatina disuelta en una cucharada de jugo de naranja o agua. Adiciona el edulcorante a tu gusto, revolviendo constantemente hasta que hierva. Deja cocer unos minutos.

- Coloca la preparación aún caliente en un frasco esterilizado. Deja enfriar. Mantenla siempre en el refrigerador.

3. Mermelada de manzanas

Además de ser deliciosa, esta receta de mermelada de manzanas es apta para diabéticos. ¡Una gran receta para comer en casa o regalar a alguna amiga que sufra de diabetes!

4. Mermelada de plátano

Esta vez quisimos sorprenderte, porque ¿alguna vez probaste la mermelada de plátano? ¡Sin duda una mermelada que no conseguirás en el supermercado y que vale la pena preparar en casa!

5. Mermelada de guayaba

Si puedes conseguir guayabas donde vives, ¡no te pierdas de probar esta fantástica mermelada de guayaba!

Ingredientes:

Guayabas maduras
Azúcar (misma cantidad de la pulpa de guayaba que se obtenga)

Preparación:

Se lavan bien las guayabas, se pelan y se cortan a la mitad.

Luego colocarlas en una olla suficientemente grande para la cantidad de fruta utilizada y poner al fuego medio.

No es necesario añadir agua, pues las frutas van a destilar gran cantidad de jugo, pero al comienzo y para facilitar el proceso puede añadirse 1/4 taza de agua por cada kilogramo de guayabas.

Retirar del fuego cuando las frutas estén blandas. Dejar refrescar.

En la licuadora o procesador de alimentos, introducir las guayabas cocidas y licuarlas hasta obtener una pulpa. Hacer pasar la pulpa por un colador para eliminar las semillas y colocarla en una olla con igual cantidad de azúcar.

Llevar al fuego y revolver frecuentemente con una cuchara de madera hasta que se reduzca más o menos 1/3 de su volumen y haya alcanzado suficiente espesor.

Conservar en la nevera en recipientes de cristal. Servir fría o a temperatura ambiente.

6. Mermelada de pomelo

Similar a la mermelada de cítricos, la diferencia son las proporciones de fruta y azúcar, ya que el pomelo suele ser amargo y necesitar de más azúcar para preparar una mermelada de pomelo perfecta.

Ingredientes:

1 kilo de pomelos
2 kilos de azúcar
1 y 1/2 litro de agua

Preparación:

Lava los pomelos uno a uno y sécalos. Sin pelarlos córtalos todos en rodajas y quítales las semillas. Coloca todo dentro de una cazuela de barro incorporando el azúcar y el agua. Lleva a fuego alto hasta que rompa el hervor, baja a fuego medio y deja cocinar hasta que se deshagan los pomelos, revolviendo de vez en cuando.

Para asegurarte de que está lista coloca una gota de mermelada en un plato y si al mover el mismo la gota se mueve y no deja rastro está pronta. Cuando entibie pásala a frascos esterelizados con la cara interna de la tapa con un disco de papel parafinado. Cuando esté completamente fría se cerrará de modo que no pase el aire.

7. Mermelada de arándanos

Un clásico de Norteamérica, la mermelada de arándanos no solo es perfecta para consumir con tostadas o en un postre, sino que hasta puedes utilizarla como base para una salsa agridulce para pollo o cerdo.

Ingredientes:

1 naranja
1 limón
1 lima
2 tazas de agua
1/2 cdita de pimienta roja
2 tazas de arándanos frescos
2 tazas de azúcar

Preparación:

Pela los cítricos y corta las cáscaras en tiras finas. Reserva. Exprime el jugo y quita la pulpa al limón, la lima y la naranja en un bol. Reserva.

En una cacerola por a hervir las cáscaras, la pimienta roja y 2 tazas de agua. Cuando este hirviendo baja el fuego y deja cocinar por 25 minutos o hasta que las cáscaras estén bien blandas.

Agrega a la cacerola los arándanos, el azúcar y el jugo y la pulpa de los cítricos. Lleva nuevamente a ebullición revolviendo cada tanto por 15 minutos o hasta que se forme una textura parecida al gel. Retíra del fuego y quita toda la espuma que se forme con una espátula.

Vierte la mezcla caliente inmediatamente en frascos de vidrio esterilizados. Quita las burbujas de aire y cubre con papel aluminio. Ajusta con una bandita elástica el borde del frasco. Calienta los frascos a Baño María por 10 minutos y luego deja enfriar antes de comer.

8. Mermelada de tomate

Esta sí que es difícil de conseguir en el supermercado. Y aún si la consigues, ¡la mermelada de tomate casera es superior en todo sentido!

9. Mermelada de cebolla

Para el final dejamos la más original y sorprendente de todas las mermeladas: la mermelada de cebolla. ¿Nuestro consejo? Prepárala, sírvela y no le digas a nadie de qué se trata hasta que la hayan probado. ¡Quedarán gratamente sorprendidos!

Ingredientes:

25 gr de mantequilla
600 gr de cebollas rojas y amarillas, peladas y en rodajas
100 gr de azúcar morena
100 ml de vinagre balsámico
200 ml de vino tinto
Sal (para dar más sabor)

Preparación:

En una sartén antiadherente grande derrite la mantequilla y añade las cebollas. Al cabo de un par de minutos agrega el azúcar con una pizca de sal. Deja cocinar por los próximos 30 a 35 minutos a fuego lento, revolviendo ocasionalmente hasta que las cebollas estén suaves.

Vierte el vinagre balsámico y el vino. Eleva el nivel del fuego y deja cocinar por otros 30 minutos hasta que la mezcla haya cobrado una forma espesa. Retira la sartén y deja enfriar.

Cuando el contenido ya no esté demasiado caliente, lleva la mermelada en un frasco esterilizado con sello hermético. Pon a refrigerar por los próximos seis meses.

¡Increíble! En cuestión de poco tiempo ya tienes una exquisita mermelada de cebolla que se convertirá en el complemento ideal para acompañar tus postres, dulces y galletas.

¡Muchas felicidades! Eres toda una experta.

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: El Gran Chef

AJV

Categoria: