Las virtudes de las sopas frías

“El éxito indiscutible de las sopas frías radica en lo popular de sus ingredientes, en la simplicidad y el sabio equilibrio de sus recetas”, explica Abraham García, chef del restaurante “Viridiana” de Madrid, España, y autor de cuatro libros publicados sobre gastronomía, entre ellos el célebre “Cien recetas para quitarse el sombrero”.

“Con una climatología cada vez más cálida y una huerta sin parangón, sería absurdo renunciar a esas sopas protagonizadas por vegetales”, añade el maestro.

“Usualmente, las sopas frías son a base de vegetales, por lo que hidratan y son muy recomendables en tiempos de calor. Al llevar verduras, contienen buenas cantidades de carotenos y pueden incorporar grandes dosis de ácido fólico”, comentó el doctor Jesús Román Martínez, de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

El rey de todas las sopas frías es, sin duda alguna, el gazpacho. Considerado un invento culinario propio de Andalucía, sur de España, hoy en día este plato se come en cualquier país del mundo y es permanente objeto de un sinfín de experimentos gastronómicos. Su ingrediente principal es el tomate y está elaborado con hortalizas.

Receta de Gazpacho

Ingredientes: (4 personas): 1 kilo de tomates bien maduros (con un color rojo acentuado), 1 pimentón verde, 1 pepino, 1 cebolla grande, 1 diente de ajo, 3 cucharadas de aceite de oliva, vinagre de vino blanco (al gusto), 1 cuchara pequeña rasa con sal. Opcional: 1/2 manzana verde y agua fría.

Preparación:

1. Lave bien los tomates, el pepino y el pimiento, deje escurrir.

2. Tome el vaso de la licuadora y añada en su interior los tomates cortados en cuatro trozos. Si quiere le puedes quitar la piel

3. Quítele al pimentón las semillas, córtelo en 4 o 5 trozos y póngalo con los tomates.

4. Pele el diente de ajo, córtelo por la mitad a lo largo y quite el centro. Ponga el ajo con el resto de las verduras.

5. Tome el trozo de cebolla (pelada) y córtalo en tres o cuatro trozos. Añada al vaso de la licuadora. Tome el pepino y pélelo. Córtelo por la mitad y reserve una parte para más tarde. La otra córtela en cuatro o cinco trozos y a la licuadora.

6. Ahora que todas las verduras del gazpacho están en la licuadora enciéndala (bien tapada) y la deja funcionando hasta que no quede ningún trozo de verdura (el tiempo dependerá de la potencia de la batidora).

7. Ahora añada la sal, el aceite y el vinagre. (empiece por tres cucharadas de vinagre y vaya rectificando (añadiendo más) a su gusto. Dele a la licuadora cinco segundos y pruebe.

8. Si el gazpacho tiene la consistencia adecuada pasa al siguiente paso, si no es así añade agua fría hasta que esté a su gusto. Tenga en cuenta que dependiendo del contenido de agua de las verduras, esta cantidad variará, así que tendrá que ir añadiendo poco a poco, mezclar y comprobar si está como a usted le gusta. También debe tener en cuenta que si agua demasiado el gazpacho el sabor se rebajará y quizás tenga que rectificar la cantidad de sal y vinagre.

9. Por último añada la media manzana cortada en cuadraditos pequeños y haga lo mismo con el pepino que tenía reservado previamente .

10. Meta en la nevera y sirva muy frío.

Fuente: http://eltiempo.com.ve/tiempo-libre/gastronomia/las-virtudes-de-las-sopa...

Categoria: