Merengue suizo: Ideal para suspiros o milhojas

Merengue suizo: Ideal para suspiros o milhojas

Si te encanta el merengue pero te da un poco de miedo prepararlo por no saber cómo te quedará, puedes relajarte, porque con esta increíble y sencilla receta de Merengue suizo podrás disfrutar de todas sus maravillas para preparar todos los postres que desees.

Una gran ventaja de este merengue es que se trata de una receta semi-cocida; así que puede ser el más indicado para consumir en crudo, como en milhojas, lemon pie... e incluso para unos espectaculares suspiros.

Ingredientes:

- 400gr. de azúcar
- 200gr. de claras de huevo
- Unas gotitas o un chorrito pequeño de limón: opcional

Preparación:

1.- Lo primero a tener en cuenta es que para hacer un merengue el bol y las varillas deben estar completamente limpios y secos, sin restos de grasa.

2.- En un bol al baño maria, sin que el cuenco entre en contacto con el agua de la olla, agregar las claras y el azúcar y remover constantemente mientras cocemos a fuego mínimo. No hay un tiempo aproximado, debemos cocinarlas hasta que, tocando con las yemas de nuestros dedos las claras, no se sientan los granitos de azúcar. Lo ideal es no sobrepasar los 50-60 ºC, aunque no es necesario un termómetro, simplemente cocinar las claras y si ves que se está calentando en exceso, apagar el fuego. Si tienes termómetro lo ideal es esperar a que llegue a esa temperatura y comprobar si se han disuelto los granitos de azúcar.

3.- Una vez no notes los granitos de azúcar, verter directamente la mezcla en la batidora y batir con una batidora de varillas a máxima potencia. El tiempo de batido es muy fácil, bate hasta que el bol esté completamente frío. Mientras bates puedes agregarle unas gotitas de limón para estabilizar las claras, no te pases o podría resecar demasiado el merengue.

Un truquito es frotar, con un trapo o papel de cocina, mojado en agua fría, el bol para que se enfríe un poco más rápido.

Una vez esté bien frío el bol ya tenemos un merengue firme y brillante que podemos utilizar para decorar un milhojas por ejemplo:

Puedes colorear el merengue con un poquito de colorante en pasta o gel, nunca líquido, y formar suspiros o merenguitos.
¡O incluso lo puedes tostar con un soplete y comer tal cual, esta delicioso!

Fuente: Cocina Facilisimo

RA

Categoria: