No te podrás resistir a este Brazo gitano de chocolate

Seguro te encantará este delicioso brazo gitano de chocolate relleno de fresas. “¿Por qué se llama brazo de gitano?” Difícil contestar a esta pregunta, porque en realidad hay tres versiones que definen el origen del brazo de gitano.

Están los que dicen que defienden que su aspecto alargado como el de un brazo y el color oscuro como el de la piel gitana. Otros dicen que viene de las sobras de bizcochos (enrollados) que los pasteleros regalaban a los caldereros (en su mayoría gitanos). Pero todavía existe una última versión, en la que atribuyen el mérito a un monje español que descubrió este dulce en Egipto y lo denominó “Brazo Egipciano” y, bueno, las modificaciones del paso del tiempo, nos han dejado el nombre con el que hoy se conoce este suculento postre.

Por cierto, a mi pequeño amigo le ha encantado esta receta y ya hemos quedado para prepararlo un día junto. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. ¡Así da gusto! Para los que todavía no os atrevéis con esta receta, os garantizo que no tiene ninguna dificultad. Sin embargo, si requiere de tiempo y tranquilidad en la cocina, para dar correctamente todos los pasos de la elaboración. El relleno que os doy es una alternativa que a mí me encanta, pero siempre digo que “para gustos están los colores” y, en este caso, las frutas, así que si no te convencen las fresas, prueba con ciruela, melocotón, o cualquier fruta que sea de tu agrado.

INGREDIENTES
Para el bizcocho: 4 huevos
100 gr de harina de trigo
100 gr de azúcar
1 pizca de sal o unas gotas de limón (para montar las claras)
2 cucharadas de cacao en polvo
Azúcar glass para decorar (opcional)
Para el jarabe (relleno): 400 gr de fresas, 1 chupito de ron, 3 cucharadas de agua y 50 gr de azúcar
Para la crema pastelera (relleno): 400 ml de leche entera
3 yemas de huevo y 1 huevo entero
35 g de harina de maíz
3 cucharadas soperas colmadas de azúcar
1 rama de canela
Un chorro de ron (unos 30 ml o un chupito)

PREPARACIÓN DEL BRAZO DE GITANO DE CHOCOLATE Y FRESAS

Preparamos el bizcocho. Separamos las yemas de la clara y reservamos estás últimas. Batimos las yemas con el azúcar. Cuando estén bien mezclamos tamizamos la harina y la añadimos a la mezcla anterior. Por otro lado batimos las claras (con una pizca de sal o unas gotas de limón) a punto de nieve. Una vez listas, las añadimos a la mezcla anterior y, con una espátula y lentamente, mezclamos todos los ingredientes.

Finalmente, añadimos a la mezcla resultante dos cucharadas soperas de cacao y terminamos de mezclar con la espátula.
Precalentamos el horno a 180° C, con calor arriba y abajo. Untamos la bandeja de horno con mantequilla y ponemos papel vegetal hasta cubrir. Vertemos la crema resultante sobre el papel y la esparcimos bien para que quede homogénea.

Lo metemos al horno y lo dejamos unos 20 minutos aproximadamente. Lo sacamos del horno y, sin dejar que se enfríe, lo desmoldamos sobre otra lámina de papel vegetal (o sobre un trapo grande de cocina). Quitamos la lámina de papel que estaba en el horno (despacio para que no se rompa el bizcocho) y enrollamos el bizcocho ayudándonos del nuevo papel vegetal. Es importante enrollarlo antes de que enfríe para evitar que pierda su elasticidad. Reservamos cubierto por el papel vegetal o el trapo de cocina.

Preparamos el jarabe y las fresas. En un cazo vertemos un chupito de ron, las tres cucharadas de agua y el azúcar. Lo dejamos a fuego medio hasta que quede un poco más espeso.

Lavamos y cortamos las fresas en láminas muy finas. Cuando el jarabe esté listo añadimos las fresas al jarabe para que suelten su líquido y se impregnen del sabor del jarabe. Reservamos

Preparamos la crema pastelera. Ponemos una cacerola pequeña con un poco más de la mitad de la leche indicada (250 0 300ml), el resto la reservamos. Añadimos la rama de canela y lo ponemos a calentar a fuego medio.

En un recipiente hondo ponemos el azúcar, la harina de maíz y vertemos la leche reservada. Mezclamos bien con las varillas.
A continuación vertemos el ron, añadimos las 3 yemas de huevo, el huevo entero y, con un cazo, cogemos un poco de la leche caliente y la añadimos también. Mezclamos. Agregamos la mezcla a la cazuela de la leche caliente y removemos enérgicamente hasta que espese. No dejamos de remover para evitar que se hagan grumos.

Cuando esté lista, la retiramos del fuego y reservamos.

Montamos el brazo de gitano. Desenroscamos el bizcocho. Pintamos el interior con el jarabe. A continuación añadimos una capa de crema pastelera (el grosor va al gusto del cocinero). Por último colocamos las fresas que hemos remojado en el jarabe. Volvemos a enroscar con cuidado y decoramos con azúcar glass o, si os ha sobrado mucha crema pastelera podéis utilizar el exceso para decorar con ayuda de una manga pastelera.

Un postre ideal para disfrutar en un día festivo o en el cumpleaño de tu hijo/a. Aunque recordad que si lo van a tomar los más peques de casa, no hace falta que añadáis el ron. Un brazo de gitano con multitud de combinaciones, tantas como tu imaginación quiera, puedes variar los ingredientes del relleno obteniendo siempre nuevos y geniales sabores. ¡Qué aproveche!

No te pierdas la sección especial de Recetario Informe21

Fuente: El rechupete

AJV

Categoria: