¿Por qué no hay que lavar el pollo antes de cocinarlo?

¿Por qué no hay que lavar el pollo antes de cocinarlo?

La Agencia de Normas Alimentarias de Reino Unido ha alertado de la necesidad de cocer el pollo directamente nada más sacarlo del frigorífico o comprarlo en el supermercado. ¿Por qué? Al parecer, si lo lavamos, algo que es habitual, el alimento puede contaminarse con una bacteria que provoca fiebres, vómitos y deshidratación. ¡Mucho cuidado!

¿Eres de l@s que lava el pollo antes de cocinarlo? Si tienes esa manía, la Agencia de Normas Alimentarias de Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés) recomienda que, por tu salud, cambies ese hábito. ¿Por qué? Al parecer, lavar el pollo crudo puede provocar un riesgo elevado de "intoxicación alimentaria", especialmente en menores de cinco años y mayores.

"Cuando el agua salpica y entra en contacto con las manos, la ropa, los utensilios de cocina, así como otras superficies cercanas como el fregadero, éstas se contaminan con la bacteria Campylobacter", apunta la FSA.

En concreto, si se contrae esta bacteria se pueden padecer fuertes diarreas, fiebre, dolores intestinales, vómito y deshidratación.

¿Cómo evitar la intoxicación a la hora de cocinar el pollo y esos alimentos? Desde la FSA recomiendan siempre cubrir y refrigerarlo, de forma preferente en la parte inferior de la nevera, ya que si gotea no afectará a otros alimentos.

Después de cortar y manipular el pollo, lava todos los utensilios con agua y jabón para la próxima vez que cocines. A continuación, cuece a fondo el pollo. ¿No sabes si están eliminadas las posibles bacterias? La agencia alimentaria asegura que lo más seguro es cortar por la parte gruesa de la carne. Si notas un tono rosado, debe estar unos minutos más.

Fuente: Qué.es

PS

Categoria: