Prepara una deliciosa crema catalana de café

Prepara una deliciosa crema catalana de café

Cuando somos niños nuestro primer contacto con el café suele ser a través de postres tradicionales y caseros, y aun en nuestra edad adulta nada como volver a probarles y disfrutar de este ingrediente a través de algo más que solo una bebida caliente.

Hoy te presentamos esta receta de crema catalana de café, un clásico que te seguro te encantará.

Para su preparación se puede emplear café descafeinado y usar una leche sin lactosa sin ningún problema para adaptarlo a la intolerancia.

Ingredientes

(Para 6 personas)

• 750 ml Leche
• 250 ml Café
• 8 Yema de huevo
• 15 gr Maizena
• 100 Azúcar
• Sal una pizca
• 1 Vainilla
• 1 rama de Canela
• Azúcar para quemar

Preparación:

1.- Preparar el café ajustando la intensidad de su aroma al gusto, o usando café descafeinado si se prefiere. Mezclar con la leche en un cazo, añadir la rama de canela y la vaina de vainilla a la que habremos practicado un corte longitudinal. Calentar a fuego medio y retirar antes de que empiece a hervir. Dejar enfriar un poco.

2.- Colocar las yemas de huevo en un cuenco grande y añadir la maizena y el azúcar. Batir con unas varillas hasta que no queden grumos. Retirar la rama de canela y la vainilla y echar la leche con café sobre las yemas, batiendo con las varillas con suavidad. Añadir la pizca de sal.

3.- Echar la mezcla de nuevo en un cazo o en una olla, pasándolo por un colador para retirar posibles impurezas. Calentar a fuego suave y cocinar removiendo constantemente, sin dejar que llegue a hervir, hasta que espese. Repartir en cuencos, vasitos o cazuelitas, y esperar a que se atempere.

4.- Guardar en la nevera para que se enfríe. Añadir azúcar al gusto y quemar con un soplete o con un quemador para caramelizar la superficie. Decorar con chocolatinas de café, si se desea, y servir.

La crema catalana de café es un postre de cuchara perfecto para cualquier ocasión, ligero y suave al paladar. Es recomendable servirla fría pero procurando que no esté demasiado helada de la nevera, ya que eso mataría un poco el sabor. Está muy buena también sin la capa de azúcar, en caso de no tener soplete o si no nos gusta. Un toque de cacao en polvo también le iría muy bien.

Fuente: Directo al Paladar

RA

Categoria: